El viernes de la semana pasada una Corte Federal de Distrito en Los Ángeles, California, falló después de 6 años de disputa legal a favor de Víctor Willis, compositor de YMCA popularizada por el grupo de los años setenta Village People.

 

Víctor Willis fue miembro de Village People, grupo con el que actuaba vestido de policía, y quien compuso otros grandes éxitos de la agrupación como In the Navy, Go West y Macho Man.

 

YMCA y otras 33 canciones fueron compuesta en o después de 1978 y pese a que en su momento Willis cedió los derechos de autor a la disquera, gracias a una previsión de la Ley de Propiedad Intelectual incluida en 1978, denominada “derechos de terminación”, 35 años después de creadas las obras el artista podía recuperar control sobre las mismas.

 

Contra estos derechos de terminación las compañías disqueras que tenían los derechos sobre estas canciones argumentaron que Víctor Willis nunca tuvo derecho de autor porque había sido contratado para componer y como empleado sus creaciones pasaban a ser parte de la compañía. Se trata de una defensa que dio resultados contra los herederos de Jack Kirby, cocreador de Capitán América, cuyos derechos son, sin embargo, de Marvel.

 

En el caso de Village People esta defensa no fue aceptada y se mantuvo la autoría intelectual de Víctor Willis sobre varias canciones que no incluyen el éxito Macho Man porque fue compuesta antes de 1978.

 

Pese a esta sentencia, YMCA y las demás canciones siguen siendo litigadas para determinar las regalías que corresponden a cada uno de los compositores. Por ejemplo, YMCA fue compuesta en colaboración con Jacques Morali, quien falleció en 1991 y cuyos derechos son de un productor francés de nombre Henri Belolo, por lo que ahora corresponde determinar si a Víctor Willis corresponde la mitad de las regalías o un tercio de ellas.

 

Cuestionado sobre sus planes de las canciones de las que recuperó derechos, Víctor Willis dijo estar decidiendo si evita que esas canciones sean tocadas por el actual grupo Village People y otras bandas por lo menos en los Estados Unidos. Lo anterior porque conforme a la ley, el autor tiene el derecho de controlar cualquier presentación abierta al público o en un lugar con un sustancial número de personas que no correspondan al círculo familiar o social, es decir, que puede prohibir que su música sea tocada no solo en conciertos o sobre escenarios sino incluso en estadios como el Yankee Stadium donde YMCA es una de las favoritas del público.

 

Una vez que conoció la sentencia Víctor Willis decidió hablar públicamente sobre este litigio para aconsejar a otros artistas de su época a tratar de recuperar los derechos sobre sus creaciones y para advertir a los jóvenes artistas de que lean los contratos y no en un afán de alcanzar la fama cedan sus derechos sin asesoría legal.

 

Sobre este particular dijo que gracias a que su esposa es abogada supo de la existencia de los derechos de terminación y la posibilidad de recuperar control sobre sus composiciones, y agregó que siendo joven nunca leyó ni un solo contrato que firmó, lo cual, reconoce, fue un error.

 

Pese a la victoria que representa, esta sentencia no es definitiva pues está en marcha un proceso de apelación.

 

 

Más información NY Times

 

www.miabogadoenlinea.net