Papadag  es la palabra que en Holanda se usa para referirse al día de la semana que los papás se toman del trabajo para cuidar de sus hijos.

 

De acuerdo con la legislación laboral holandesa los padres varones tienen el beneficio de tres permisos de paternidad para cuidar de sus hijos, biológicos o adoptivos, uno de dos días cuando nace, otro de un día para llevarlo al registro civil y otro para cuidar de él. Esto independiemntemente del permiso para cuidar a su hijo o algún otro familiar en caso de enfermedad.

 

Es éste último permiso de paternidad, ouderschapsverlof, el que coloquialmente ha dado por llamarse papadag y se obtiene cuando la madre o el padre llevan trabajando para el mismo patrón más de un año y su hijo es menor de ocho años.

 

Este permiso otorga el derecho de tomar una determinada cantidad de horas semanales de trabajo durante los seis meses que dura el permiso, de manera que se puedan trabajar menos horas. El número de horas y el porcentaje del salario a pagar varía según las horas semanales de trabajo y las condiciones particulares de trabajo ofrecidas por cada patrón. Sin embargo la regla general es que durante los seis meses que dura el permiso se trabaje la mitad de tiempo. Por cada hijo se puede tomar este permiso de manera independiente.

 

Se trata de un permiso no pagado, pese a lo cual la oficina de estadísticas nacionales reporta que hasta el 13 por ciento de los padres jóvenes están haciendo uso de este derecho y tomando un día laborable de la semana para cuidar a sus hijos.

 

Sobre el papadag las madres holandesas se han quejado de que los padres, muy apegados a la letra de la ley, utilizan el día para estar con los hijos y no para lavar, planchar o hacer otras tareas domésticas implícitas con el cuidado de una familia. Eso lo dejan para una mejor ocasión, que a veces no llega.

 

 

Más información Durchnews y expatfocus.com

 

www.miabogadoenlinea.net