Un hacker francés robó contraseñas de correos electrónicos de empleados de Twitter y así se hizo de información de la empresa que luego cedió a otras publicaciones.

 

Pero la situación va más allá del robo de la información porque el hacker envió esta información a Techcrunch que es una organización de publicaciones electrónicas en materia de novedades de Internet y empresas, y quienes decidieron publicar los datos que consideraron más interesante como la información financiera.

 

Techcrunch se defiende alegando que casi a diario publican información confidencial muchas veces filtrada a través de empleados. Sobre este caso especifico Techcrunch dice que no van a publicar información sobre personas que buscaron empleo en Twitter porque causaría malestar a esas personas. Reconocen entonces que hay una línea ética que dicen que no van a traspasar, pero a renglón seguido anuncian que publicarán datos financieros porque se trata de información “asombrosa”.

 

Se trata entonces de definir lo que es ético y lo que no es en materia de periodismo. Es un tema que ha estado presente de varias maneras en estas pasadas semanas. Tan solo la semana pasada se suscitó un escándalo en Gran Bretaña cuando se descubrió que se vendía información a los diarios obtenida mediante el espionaje ilegal de las comunicaciones de personajes públicos y celebridades.

 

El hacker francés publicó también la información robada en su blog y explicó que es una muestra de la vulnerabilidad de los datos e información electrónica que tenemos en diversas cuentas. Se trata de un caso parecido al de Gary McKinnon quien hoy todavía lucha a brazo partido en contra de su extradición a los Estados Unidos después de que accediera ilegalmente a los sistemas de defensa de aquel país y pusiera en grave riesgo la seguridad nacional después de los ataques del 11 de septiembre.

 

Gary McKinnon también quiso demostrar la vulnerabilidad de los sistemas de la defensa, pero al hacerlo cometió un delito que le puede costar la vida en la prisión. De ahí que se escude en su síndrome de Asperger, que es una especie de autismo, para evitar ser juzgado en tribunales estadounidenses.

 

Así, mientras por un lado se está despenalizando en el mundo las injurias y calumnias para dar paso a una prensa más libre en la expresión y publicación de las noticias, por el otro lado vemos el reverso de la moneda en donde todo se vale con tal de dar una primicia o sacar a la luz información protegida por las leyes como es el caso de estado financieros o secretos industriales o empresariales.

 

¿Techcrunch es legalmente responsable de la información que publica? En un primer vistazo podríamos decir que difícilmente se podría vincular con responsabilidades civiles ya que lo que publican no se trata de una información que hayan solicitado ni que hayan pagado, sino de información que simplemente les llegó.

 

¿Son éticamente responsables? Depende de si se cree que en la guerra y en el amor, y los negocios, todo se vale o si se piensa que hay límites. Por lo que podemos resolver con la simpleza de la pregunta que mi abuelo solía hacer ¿te gustaría que te lo hicieran a ti?

 

Las percepciones de la justicia y de los ético varían dependiendo del lado en que nos encontremos en la cancha del juego ¿no?