Imprimir
Categoría: Bárbara Amaro
Visto: 3304
powered by social2s

Además de los múltiples chistes que se hicieron y se siguen haciendo sobre la Influenza, han estado circulando correos con diversas teorías sobre una conspiración del gobierno para distraernos de otros asuntos como el endeudamiento, la supuesta legalización de las drogas, la crisis financiera y otras cuestiones por el estilo que sería largo enumerar. Y al habernos convertido en una sociedad altamente descreída del gobierno, somos cautivos de estas teorías de conspiración, que se suelen aceptar sin hacer más investigación al respecto.

 

Muchas de estas teorías de la conspiración presentan datos y cifras y se redactan de manera convincente. Pero fallan en algo: el gobierno no tan fácil puede hacer lo que le da la gana porque además de que existen medios de control, la información real y verdadera existe y solo hace falta que la busquemos bien.

 

Por ejemplo, en unos de esos correos se dice que durante la contingencia se aprobó la legalización de las drogas en dosis personales, cuando la realidad es que no está sancionado que una persona tenga no solo mariguana sino otro tipo de drogas, en una dosis que se considere para consumo personal y eso está en el artículo 195, segundo párrafo, del Código Penal Federal, el cual no ha sido modificado desde hace años.

 

Otro ejemplo. En esas teorías se dice que el gobierno armó el numerito de la Influenza para aprobar policía encubierta. Esa iniciativa la envió el Presidente al Senado antes de la alarma epidemiológica, y fue publicada en diferentes medios nacionales. El Senado la aprobó y la mandó a los Diputados, quienes hicieron modificaciones regresando la iniciativa al Senado en donde quedó en espera al siguiente periodo de sesiones porque el pasado concluyó el 30 de abril, tal y como está previsto que suceda en la Constitución.

 

Es importante que los mexicanos sepamos mantenernos informados, sobretodo en esta época en donde nos llegan las noticias del mundo a nuestra propia casa. La democracia no solo implica que cada tres años acudamos a las urnas a votar, sino que ejerzamos los medios de control ciudadanos, como el derecho de petición, los sistemas de transparencia, el fincamiento de responsabilidades a los servidores públicos y los procedimientos judiciales.

 

Hay un principio de derecho que dice que la ignorancia de la ley no excusa de su cumplimiento. Y en México, aunque no podemos controlar todo, las leyes están a la vista de todos, los medios para hacerlas cumplir existen, los mecanismos para ejercer un verdadero control ciudadano también existen, y ejemplos de que son medios que funcionan existen muchos, el más reciente el caso del CISEN. El que no los conozcamos no significa que irremediablemente estemos a merced de siniestras mentes que solo ocupan su tiempo en ver como nos ven la cara.

 

Y en que no nos vean la cara radica la importancia de mantenernos informados, de leer, de buscar y de no tener miedo de preguntar para salir de dudas y volver a investigar cuantas veces sea necesario.

 

Es apenas lo justo para con nosotros.

 

powered by social2s