0
0
0
s2smodern

El día de ayer el periódico The New York Times publicó un artículo en el que expone las quejas de las trabajadoras del sistema para perder peso Weight Watchers y los bajos salarios que perciben.

 

De acuerdo con el diario, las trabajadoras (la gran mayoría son mujeres), son reclutadas una vez que han bajado algunos kilos gracias al programa. Se trata de mujeres bien preparadas a quienes se les exige mucho en materia de presentación personal y profesional, pero a quienes se les paga la cuota mínima sin incluir en sus cheques las múltiples horas extra que trabajan preparando presentaciones, muchas de ellas celebradas en sus propias casas.

 

 

Weight Watchers ya fue demandada en California por los bajos salarios pagados a sus trabajadores, la falta de pago de horas extra y por carecer de un sistema claro de aumentos de salario y comisiones. En California la empresa llegó a un acuerdo con sus empleados y terminó pagando 6.2 millones de dólares para dar por terminado el litigio.

 

Pero se siguen pagando bajos salarios por lo que el planteamiento de Sharon H. Mastracci, experta en trabajo femenino de la Universidad de Illinois, resulta muy interesante de analizar. La profesora Mastracci sostiene que los bajos sueldos se deben, precisamente a que la mayoría de las trabajadoras son mujeres que laboran en un área de cuidado a los demás y que al igual que las trabajadoras sociales y educadoras, están mal pagadas porque el trabajo hacia los demás sigue estando muy devaluado.

 

La empresa niega que se trate de un asunto de género, sino de malas finanzas. Pero el año pasado Weight Watchers generó ingresos por 257.4 millones de dólares y tiene la capacidad de pagar altos honorarios a celebridades como Jennifer Hudson o Jessica Simpson para ser la cara bonita de la empresa y la prueba de que el programa funciona.

 

Weight Watchers no se trata de la única empresa destinada a la pérdida de peso que paga poco a sus empleadas. Jenny Craig, otro sistema diseñado para la pérdida de peso, también ya fue demandada en Nueva York por no pagar a sus trabajadores el tiempo que trabajan durante las horas de la comida.

 

Esta situación deja material para reflexionar sobre la discriminación no solo hacia las mujeres, sino también hacia el trabajo que se desempeña cuidando a los demás como lo hacen enfermeras, educadoras, trabajadoras sociales, empleadas domésticas.

 

Algunas reflexiones de cara a la próxima celebración del Día Internacional de la Mujer.

 

B.

 

0
0
0
s2smodern