Imprimir
Categoría: Bárbara Amaro
Visto: 2131
powered by social2s

La doctora Barbara Sahakian de la Universidad de Cambridge, y su colaborados Ian Goodyer, han propuesto que todos los niños británicos entre 10 y 11 años sean evaluados para ver si son propensos a padecer alguna enfermedad mental.

 

Mediante métodos diseñados por los neurocientíficos han logrado establecer pruebas neurológicas y genéticas para determinar quienes tienen mayores probabilidades de padecer alguna enfermedad mental, incluida la depresión y la ansiedad.

 

Durante la presentación de su trabajo, la doctora Sahakian declaró que estas pruebas ayudarían a las autoridades a detectar a las personas que van a necesitar ayuda por lo que se puede iniciar terapia temprana que pueda prevenir desórdenes futuros.

 

“Cuando se piensa que la carga de una enfermedad mental es mayor que el cáncer o que una enfermedad cardíaca, ¿por qué no estamos tratando de hacer algo más proactivo?” Una pregunta que frente a la cifras de la Organización Mundial de la Salud que dicen que más de 350 millones en el mundo padecen depresión, parece muy sensata. Pero…

 

Desde el punto de vista de los derechos humanos, se trata de una propuesta que plantea una gran serie de interrogantes partiendo de la gran pregunta inicial ¿Examinar a todos los niños para catalogarlos como propensos o no propensos a padecer una enfermedad mental, no es violatorio de sus derechos humanos? ¿No daría pie a una selección de los mentalmente sanos de los posiblemente no tan sanos? ¿No sería ésta otra clasificación para empezar a discriminar en las escuelas y en los trabajos?

 

¿Los resultados son predicciones exactas o son aproximadas? ¿Qué tan legítimo es decirle a un niño o adolescente que está predispuesto a una enfermedad mental? ¿No significaría lo anterior predisponerlo o condenarlo o presentar cierto tipo de tendencias?

 

¿Los gobiernos se comprometerían a actuar preventivamente? ¿La actuación oportuna sería eficaz? ¿Existen recursos suficientes para atender a todos los que lo necesitan o por razones económicas se dejarían a algunos fuera de estos programas?

 

Para los científicos las cosas suelen ser blancas o negras y a veces es muy difícil que entiendan que cuestionamientos como los que me he planteado y los otros muchos que están quedando fuera de estas líneas, pero de esto se trata el estado de derecho, de hacer lo que se debe hacer, pero dentro de un marco en el que no se terminen lesionando los derechos de algunos, pese a que se trate de buenas intenciones.

 

B.

 

powered by social2s