Ayer 10 de diciembre se cumplieron 60 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, documento que aunque no es formalmente un tratado, se ha establecido como ley internacional en vista de la adhesión de los países miembros de ONU.

 

Se trata de un documento que nació tras la terminación de la II Guerra Mundial y horror del holocausto por lo que se consideró esencial definir estos derechos comunes a todos.

 

Pero la tarea no fue fácil ya que la visión de los países capitalistas era diferente de la de los comunistas, como también diferían los países que practican el Islam de los países Cristianos. Por ello se tuvo que partir de lo esencial y más básico como que es lo que nos hace ser personas y lo que necesitamos para tener esa dignidad.

 

Pero es cierto que pese a que estamos celebrando 60 años con manifestaciones de júbilo, falta mucho por hacerse en muchos lugares del mundo. Solo hay que mirar a Zimbawe para dolernos por los que están muriendo de cólera sin atención médica, o al Congo para ver la injusticia que hay con los niños soldados o a China donde la libertad de expresión es todavía una quimera.

Pero ¿qué pasa con México? Pasa que también nos queda mucho por trabajar porque todavía hay quienes viven en la pobreza extrema a quienes no se les está respetando su derecho a una vida digna, a alimentación y a vivienda por mencionar algunos. Pero no nada más se trata de los derechos humanos de algunos sectores de la población.

 

Desde pequeños nos enseñaron en la clase de Civismo que los derechos humanos en nuestro país tienen rango constitucional y que se comprenden en las llamadas Garantías Individuales, comprendidas en los artículo 1° al 29 de nuestra Carta Magna, y pese a toda la controversia que existe respecto de su redacción o de llamarlas “garantías individuales”, nos enseñan a sentirnos orgullosos y protegidos ¿no es cierto?

 

Pero resulta que en nuestro país se han olvidado de proteger el derecho a la vida de todos nosotros. En la Declaración Universal de los Derechos Humanos la vida se protege en el artículo 3° “Toda persona tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de la persona” En México damos por hecho que se protege la vida, pero no se menciona expresamente en ningún artículo de la Constitución y son los Códigos Civiles, empezando por el federal, los que expresan el derecho a la vida e incluyen desde cuando se considera que hay vida.

 

Es por ello que cuando se resolvió respecto de la constitucionalidad de la ley que, bajo ciertos supuestos, no penaliza el aborto en el D.F. la Corte declaró que dicha ley no era inconstitucional por no contravenir ningún supuesto de la Constitución.

 

Y como en la Constitución no se protege el derecho a la vida, es que hoy estamos discutiendo sobre la pena de muerte, el aborto y la eutanasia en términos tan amplios y de ahí la trascendencia de esta omisión de la protección a la vida.

 

Porque además es el principal derecho, ya que sin vida, ¿de qué sirve la libertad?

 

Te dejo el enlace a la página de la ONU al texto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.