Persona en la calle pidiendo limosna

Municipios gobernados por la “izquierda”, siguen sancionando la mendicidad, como en Coatepec, Veracruz

El fin de semana se llamó la atención sobre la prohibición en el municipio de Coatepec, Veracruz, de la mendicidad, con el inicio de la vigencia del nuevo Bando de Policía y Gobierno, publicado en la Gaceta del estado el 4 de mayo que abroga el publicado el 24 de septiembre de 2020.

La prohibición de la mendicidad es un tema social importante que, como muchas cosas, polariza las opiniones. El asunto, sin embargo, es que la prohibición de “mendigar en la vía pública, solicitando dádivas de cualquier especie” y “pernoctar en lugares públicos”, es infracción administrativa en el municipio veracruzano desde, por lo menos, 2013.

El Bando de Policía y Gobierno que está iniciado inició vigencia, abroga y sustituye al publicado en la Gaceta del Estado el 24 de septiembre de 2020, del que es, prácticamente, una copia. Esto significa que ya desde 2020, además de la mendicidad, la prostitución y dormir en lugares públicos, es sancionado “realizar bailes o fiestas en un domicilio particular o en lugares públicos de tal forma que causen molestias a los vecinos”, tema que también causó revuelo.

El asunto no es que se sancionen estas conductas, sino que en la revisión que se hizo del Bando de Policía no se haya eliminado especialmente lo que se refiere a la mendicidad, porque se trata de un gobierno de un partido de izquierda, que al continuar criminalizando la pobreza, pervierte su esencia y traiciona a los que votamos por un gobierno más social.

La sanción a la mendicidad ha sido una disposición recurrente en varios países en los que se ha analizado si es una buena medida o una que, a la larga, tiene consecuencias negativas, porque prohibir a las personas que pidan limosna no acaba con la miseria, solo la oculta.

Cuando digo que se criminaliza la pobreza no me refiero a que las conductas de pedir limosna o “pernoctar en lugares públicos” se hayan convertido en delitos, porque no lo son, pero son infracciones administrativas, es decir, actos ilícitos, que pueden ser sancionados con multa y hasta con arresto que no puede exceder de 36 horas.

Convertir la mendicidad en un acto ilícito tiene toda una serie de consecuencias, como explicó Jean-Pierre Tabin, profesor de la Universidad de Ciencias Aplicadas y Artes de la Suiza Occidental en Lausana, citado por Swissinfo.ch. Así, un asunto social se convierte en un asunto de orden público del que se ocupa la policía. Luego, los mendigos pueden recibir multas que no pueden pagar y en caso de reincidencia, pueden incluso ser arrestados hasta por 36 horas.

Las autoridades me podrán rebatir que la sanción que se suele imponer en estos casos es un apercibimiento, pero el hecho de que sea un ilícito, hace que estas personas queden a merced de la policía y, me da mucha pena escribirlo, pero sabemos que significa que pueden ser extorsionados. Mi punto es que seguir estableciendo como un ilícito la pobreza, deja en mayor estado de vulnerabilidad a los mendigos y a las personas sin techo.

¿En otros municipios también se sanciona la mendicidad? Imagino que sí, lo preocupante es que lo hagan gobiernos que han presentado la bandera de “primero los pobres”.

¿Vivimos en un régimen de derecha disfrazado de izquierda?

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial, citando y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen de egarciaunizar.blogspot.com

Pin It