Natalie Dylan es el seudónimo de una mujer de 22 años que ha puesto a subastar su virginidad al mejor postor.

Quizá no suene tan raro en un mundo en donde nos estamos acostumbrando a ver que todo se pone en venta. Todo, hasta el mismo cuerpo humano.

Se hace dinero de la venta de espermatozoides y óvulos, de riñones, de cabello, de sangre y hasta de la renta de los vientres sanos para incubar bebés ajenos.

Entonces ¿por qué no vender también la virginidad? Es un “bien” apreciado por muchos para quienes tendrá algún precio y Natalie necesita el dinero para ir a la universidad. En tiempo de crisis…

 

La subasta inicia mañana en una página de Internet y se irá conduciendo en el controvertido programa de radio de Howard Stern desde San Diego. (Stern es un locutor que ha desatado numerosas polémicas por lo que dice y que ha sido demandado en varias oportunidades). Patrocina el evento Dennis Hof, propietario de un famoso burdel legal en el estado de Nevada, donde todo es permitido. Por cierto, en este burdel se consumará la “transacción comercial” entre Natalie y el mejor postor.

Este tema de la prostitución ha ido evolucionando con la sociedad misma. Ya lo empecé a analizar en el post de Renta a cambio de Sexo y empezamos a verla en formas que cada vez se hacen más complicadas hasta de tipificar. ¿Se puede acusar de proxenetas a Hof y Stern? Supuestamente no obtienen un lucro directo del asunto, aunque sí uno indirecto en cuanto a publicidad para uno y para otro por los niveles de audiencia, lo que se traduce en dinero. Entonces ¿cometen delito o no?

Al otro lado del Pacífico, en Japón, existe otro caso de prostitución evolucionada. Ahí existen algunas agencias de investigación muy singulares, que llegan a hacer elaborados montajes para que sus clientes obtengan lo que desean como reconciliarse con sus parejas u obtener pruebas para un divorcio. Para lograr el primer caso han llegado incluso a hacer a sus clientes “makeovers” que incluyen cirugías plásticas.

Pero el tema que nos interesa es el segundo. Si, por ejemplo, una mujer quiere el divorcio, pero el marido se resiste a ello, al contratar a la agencia paga para que fabriquen las pruebas de infidelidad y así ella tenga elementos para proceder judicialmente.

 

Así, tras un estudio del esposo, sus hábitos y sus gustos, planean un encuentro “casual” con una guapa joven que con el tiempo se convertirá en su amante. No se trata de tener un solo encuentro, sino incluso de crear toda una relación romántica entre ellos.

 

Opera de igual manera con las esposas que no quieren dar el divorcio y en donde los esposos pagan para que sus mujeres tengan amantes y con ello evidencias. Son casos más costosos porque, a decir de un dueño de agencia, las mujeres se resisten más a estos encuentros y cuando los tienen, se involucran demasiado.

 

Las y los empleados de estas agencias son por lo regular jóvenes bien parecidos que llevan una doble vida, pues para sus familias y parejas son secretarias o empleados de oficinas y empresas.

 

Pero en realidad, están siendo contratados por las agencias para seducir a sus objetivos y tener relaciones sexuales con ellos. Por ejemplo, una mujer que lleva en esto unos tres años, ha trabajado en 40 o 60 casos y entre cuatro y cinco al mismo tiempo. ¿Es prostitución?

 

Kyoko, una de estas jóvenes dice que no, que no se trata de prostitución porque el sujeto con quien tiene relaciones sexuales no le paga. Pero la realidad es que sí hay una contraprestación que, paradójicamente, viene de manos de su proxeneta, que en este caso es el patrón o dueño de la agencia.

 

Por ejemplo, ella percibe un salario base entre 3,500 y 4,400 dólares al mes, más bonos por cada caso satisfactorio, con lo que puede llegar a ganar mensualmente unos 9,000 dólares.

 

Y mientras Kyoko y Natalie no se perciben a sí mismas como prostitutas porque son libres de hacer con su cuerpo lo que deseen, en Pakistán exhuman cadáveres de mujeres brutalmente asesinadas por sus propios familiares, acusadas de haber violado el honor familiar solo por pretender contraer matrimonio con quienes ellas elijan y no con quienes sus padres disponen.

 

Son los contrastes de un mundo no tan globalizado.

 

www.miabogadoenlinea.net