Birrete y maz

Aunque la tendencia nacional e internacional es prohibir el matrimonio entre menores de edad, un juez del Juzgado Primero de Distrito en Materia de Amparo Civil, Administrativo y de Trabajo y de Juicios Federales en el Estado de Nayarit otorgó un amparo para que dos menores de edad puedan contraer matrimonio en esa identidad y registrar a su hijo.

El juzgador sostiene en su sentencia que la aplicación de los artículos 144 y 354 del Código Civil para el Estado de Nayarit son inconstitucionales en virtud de que vulneran los derechos a la igualdad, al libre desarrollo de la personalidad, a la identidad y de acceso a la seguridad social.

Estos artículos establecen que sólo podrán contraer matrimonio las personas mayores de dieciocho años y que sólo “pueden reconocer a sus hijos los que tengan la edad exigida para contraer matrimonio, más la edad del hijo que va a ser reconocido”, es decir mínimo se debe ser mayor de 18 años.

El juzgador considera que exigir la mayoría de edad como única forma para lograr la celebración del contrato matrimonial, en casos como el presente, en donde no existe el menor indicio de que se trate de un matrimonio forzoso ni tampoco existe riesgo a su integridad física, psicológica o sexual, constituye una violación al libre desarrollo de la personalidad humana estando íntimamente relacionado con la libre modificación del estado civil de las personas.

Añade que el ejercicio del derecho humano a contraer matrimonio de manera libre y voluntaria no puede, por ningún motivo, conllevar la privación o restricción de otro, consistente en ser menor de edad.

En la sentencia se subraya que la libre decisión de los quejosos de vivir en matrimonio no puede estar supeditada al interés social de evitar matrimonios forzosos o que comprometan la integridad de los menores, cuando ellos han hecho vida en común de forma voluntaria y tienen un hijo recién nacido a pesar de su minoría de edad. “Impedírselos constituiría un innegable riesgo de lesión de la dignidad humana…” se lee en la sentencia.

“Negarles a las parejas menores de edad, que hacen vida en común libremente y que tienen un hijo, los beneficios tangibles e intangibles que son accesibles a las personas mayores de edad a través del matrimonio, implica tratar a los primeros como si fueran ‘ciudadanos de segunda clase’”, dice la sentencia.

Más aún, si de hecho cumplen con las finalidades del matrimonio civil previstos en el artículo 135 del Código Civil de la entidad: vida en común, procurando entre ambos respeto, igualdad y ayuda mutua, por lo que el contraer matrimonio es el reconocimiento del Estado de una situación que de hecho existe.

Esta es una sentencia controversial, por la tendencia que existe de prohibir el matrimonio entre menores de edad para proteger su libre desarrollo y evitar que sufran algún daño. Pero en este caso el matrimonio existe de hecho, o al menos, el concubinato, aunque sean menores de edad.

Más información cjf.gob.mx


miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net