Entrada Cámara de Diputados

El partido Movimiento Ciudadano presentó por parte  la Cámara de Diputados una iniciativa que propone aplicar un impuesto de 10% del monto excedente, en un rango de 10 a 50 millones de pesos, 20% del monto excedente en un rango de 50 a 100 millones de pesos y 30% del monto excedente a partir de los 100 millones de pesos a las propiedades recibidas por donaciones, herencias o legados entre cónyuges, ascendientes o descendientes.

En la exposición de motivos se establece que la iniciativa pretende eliminar la desigualdad que hay en el país y establecer políticas recaudatorias que garanticen la redistribución de la riqueza acumulada.

“Una sociedad que enfrenta baja movilidad social y desigualdad de ingreso corta casi de tajo las posibilidades de desarrollo económico de sus integrantes en el futuro”, dice la iniciativa.

La iniciativa ha sido criticada principalmente bajo el argumento de que se estaría recayendo en la doble tributación, ya que, en la actualidad, aunque las herencias están exentas del Impuesto Sobre la Renta (ISR), se debe de pagar un impuesto local sobre adquisición de inmuebles, que va de 0.5 a 3 por ciento.

Sin embargo, Movimiento Ciudadano destaca que existen criterios de la Suprema corte de Justicia de la Nación que claramente permite que una misma fuente de riqueza sea afectada por la Federación y por los estados ya que el Estado no tiene limitaciones constitucionales para el ejercicio de su potestad tributaria.

La iniciativa subraya que la desigualdad ha frenado el potencial del capital físico, social y humano de México, haciendo que en un país rico sigan persistiendo millones de pobres. Para ello cita al académico Gerardo Esquivel que en el Informe de Oxfam contextualiza la gravedad del problema:

“Para darnos una idea de la magnitud de la brecha en México veamos este ejemplo: para el año 2014, los cuatro principales multimillonarios mexicanos podrían haber contratado hasta 3 millones de trabajadores mexicanos pagándoles el equivalente a un salario mínimo, sin perder un solo peso de su riqueza”.

Según la iniciativa, el diseño de la política fiscal no corresponde a una economía desigual en donde no hay instrumentos tributarios que permitan reducir de manera significativa las brechas en el ingreso entre ricos y pobres, gravando más el consumo que el ingreso personal o empresarial.

La política recaudatoria en México debe ser progresiva y redistributiva, se lee en la iniciativa, a causa de la alta concentración de la riqueza que hay en el país y de la poca, casi nula, movilidad social, por lo que “el estado tiene la obligación de corregir las fuerzas iniciales y de mercado que reproducen desigualdad a través de mecanismos de grabación de riqueza, que permitan una eficiente redistribución del ingreso”.

El enriquecimiento patrimonial otorga un poder económico a quienes se ven beneficiados, por lo que es justo que contribuyan en mayor medida a la construcción de un estado con una política fiscal progresiva, donde aquellos que tengan ingresos superiores contribuyen pagando más impuestos, concluye.

Según la iniciativa con el esquema del impuesto a las herencias propuesto se recaudaría hasta el 1.8 por ciento del PIB equivalente aproximadamente a los mismos recursos que han sido recortados al gasto del gobierno federal a raíz de la caída de los precios del petróleo de 2015.

Más información eleconomista.com


miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It