Para aquellos que alguna vez han asistido a un evento del gobierno, ya sea federal, estatal o municipal, saben que significa esperar a veces hasta dos horas a la autoridad en turno, para que el evento inicie. Y ello implica estar horas bajo del sol hasta que empiece y otras tantas mientras transcurre el evento.

Este es el caso de los pequeños miembros de la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de México, quienes el pasado primero de agosto ofrecieron un concierto en las instalaciones de la Secretaría de la Educación Pública, evento que para algunos de ellos tuvo consecuencias en su salud.

Aparentemente al menos 56 menores resultaron con lesiones en los ojos y la piel a consecuencia de estar expuestos a la luz directa de los rayos del sol. Algunos señalan como responsable al director de la orquesta.

Y frente al hecho algunos diputados locales y federales del Distrito Federal han optado por presentar una denuncia ante la Secretaría de la Función Pública a fin de que se sancione administrativamente a los funcionarios responsables de los daños sufridos por los menores.

En este caso se podría configurar el delito de lesiones, pero al ser un delito que se persigue por querella de la parte ofendida quienes deben interponer la denuncia son los padres de los niños afectados, por lo que las acciones de los diputados, además de ser publicitarias, solo podrían tener consecuencias jurídicas administrativas.

Fuente El Financiero

www.miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net