Manos tras las rejas

El pasado 18 de junio entró en vigor Ley Nacional del Sistema Integral De Justicia Penal para Adolescentes que es una ley “de orden público y de observancia general en toda la República Mexicana” y que abrogó las leyes respectivas de las entidades federativas.

Aunque en los artículos transitorios se establece que esta ley se aplicará en los procedimientos penales para adolescentes iniciados por hechos ocurridos a partir de la entrada en vigor de la ley, implica beneficios para los menores que hayan sido privados de la libertad conforme a la legislación anterior, vigente en cada entidad federativa.

El artículo cuarto transitorio de la ley prevé que aquellos adolescentes que hayan sido privados de la libertad conforme a las legislaciones anteriores, ellos “su defensa o la persona que lo represente, podrá solicitar al Órgano Jurisdiccional competente la revisión de dicha medida conforme a las disposiciones del nuevo Sistema de Justicia para Adolescentes, aplicando siempre las disposiciones que más le beneficien”.

Esto con el fin de que el “Órgano Jurisdiccional resuelva conforme el interés superior de la niñez sobre la imposición, revisión, modificación o cese” de la pena corporal que le haya sido impuesta.

Esta ley establece que las medidas privativas de libertad para las personas que tuvieren entre catorce años cumplidos y menos de dieciséis años, será de tres años.

En el caso de los adolescentes entre dieciséis años y menos de dieciocho años la duración máxima será de cinco años.

En las legislaciones de cada entidad federativa en algunos casos la pena era muy superior, como es el caso de Chihuahua donde la pena máxima para los menores entre 14 y 16 años era de 10 años y de hasta quince años de internamiento  para los adolescentes de entre 16 y 18 años.

Con la aplicación del artículo cuarto transitorio en Chihuahua, 250 jóvenes internados podrían salir en libertad.

Lo mismo sucederá en otras entidades de la República. Tal vez en algunos casos algún sector de la sociedad se mostrará descontento con que algunos adolescentes obtengan su libertad, en virtud de la gravedad de los delitos que cometieron.

Pronto empezaremos a ver las reacciones.


miabogadoenlinea.net


Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net