La Comisión Federal para Prevenir Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) emitió un comunicado de alerta a la población respecto de diversos suplementos para bajar de peso que contiene sustancias potencialmente peligrosas para la salud y solicita que se denuncien todos los suplementos que contengan picolinato de cromo, Thevetia SSP y fucus vesiculosus.

Frente a ello la pregunta obligada es por qué se permite la venta de esos productos que ponen en riesgo a la población.

En México existe obligación de que los medicamentos obtengan un registro sanitario de acuerdo con la Ley General de Salud, pero es este mismo ordenamiento el que establece que los suplementos alimenticios, denominación bajo la cual se venden estos productos para bajar de peso, no requieren de dicho permiso sino que únicamente existe la obligación de que los establecimientos que los venden de dar aviso de funcionamiento. De esta manera, al no tratarse de un medicamento, no hay obligación de obtener un permiso que conlleva consigo una verificación de la seguridad del producto.

Estos productos deben cumplir con Normas Oficiales Mexicanas, pero que no se refieren al análisis del contenido de la fórmula, sino al etiquetado del producto que indique el contenido. Por ello es que se cumpliendo con el aviso de funcionamiento y el etiquetado adecuado, estos productos, muchos de ellos letales, pueden salir al mercado sin mayores trámites ni requisitos.

La COFEPRIS emite este comunicado porque tiene la atribución de identificar y evaluar los riesgos para la salud y solicita la denuncia de los establecimientos que los comercializan porque aunque no tiene la atribución para autorizar los productos antes de que salgan al mercado mediante la expedición del registro sanitario, sí tiene la facultad para ejercer el control y vigilancia sanitarios de los productos y de los establecimientos destinados al proceso de los mismos.

www.miabogadoenlinea.net