Logo Suprema Corte

La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó que los artículos 201 y 205 de la Ley del Seguro Social, 2 y 3 del Reglamento para la Prestación de los Servicios de Guardería del Instituto Mexicano del Seguro Social y el artículo 8.1.3. de la Norma que establece las disposiciones para la operación del Servicio de Guardería del Instituto Mexicano del Seguro Social, son discriminatorios al negar el servicio de guarderías a los padres de familia que son derechohabientes.

En el proyecto presentado por la ministra Margarita Luna Ramos, establece que la diferencia explícita establecida en la Ley “atenta contra la igualdad de derechos que debe regir para toda persona independientemente de su sexo”. Además, “obstaculiza a los padres trabajadores a gozar del servicio en igualdad de derechos, colocándolo en una situación de desventaja”.

La resolución hace énfasis  en que el trato diferenciado que resulta discriminatorio por razón de género previsto en esta Ley es una consecuencia de los roles y estereotipos, al asignarle el cuidado de los hijos sólo a la mujer, cuando ésta es una responsabilidad compartida de los padres.

Por lo tanto, se insiste en la sentencia el hombre y la mujer tienen el mismo derecho a acceder al servicio de guardería como asegurados y no existe “ninguna justificación legal, constitucional ni convencional que los prive de obtenerlo en igualdad de condiciones, en la medida de que ambos son iguales ante la ley”, como lo establece la Constitución.

Para la Segunda Sala el derecho de igualdad entre el hombre y mujer que contempla el artículo 4 de la Constitución busca que ambos sean tratados equitativamente frente a la ley, lo que necesariamente implica que tanto una como el otro gocen, en el caso concreto, en su calidad de trabajadores asegurados, de los mismos beneficios que brinda la seguridad social.

El argumento esencial de la parte quejosa se centra en establecer que las normas citadas hacen una clara distinción del beneficio del servicio de las guarderías, al otorgarlo en forma exclusiva a las aseguradas, cuya única condición es la de ser mujer, mientras que para los hombres asegurados establece una serie de requisitos en su condición de padres o para los hombres que tengan la guarda y custodia de un menor, lo cual considera es una distinción injustificada y discriminatoria.

Así, se concedió el amparo en el caso concreto, para el efecto de que el Departamento de Guarderías de la Jefatura de Prestaciones Económicas y Sociales, perteneciente a la Delegación del Estado de México Poniente del IMSS, emita una nueva resolución en la que se otorgue el servicio de guardería a la parte quejosa bajo los mismos términos y condiciones que a las madres aseguradas en el ramo de guarderías de ese Instituto.

No obstante ello, la petición deberá tramitarse conforme al grado de preferencia que tengan los quejosos frente a otros solicitantes anteriores a ellos, fundando y motivando el tiempo que posiblemente tenga que esperar el ingreso del menor por encontrarse cubierto el cupo de la guardería que le corresponda.


miabogadoenlinea.net


Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It