Anillos matrimoniales

Gran controversia  se ha generado por la iniciativa de reforma constitucional presentada por el titular del ejecutivo al Senado para que se introduzca un concepto de matrimonio en la Constitución, sin distinción de sexo. La iniciativa reforma el artículo 4 Constitucional a fin de que se adicione al mismo que “Toda persona mayor de dieciocho años tiene derecho a contraer matrimonio y no podrá ser discriminada por origen étnico o nacional, género, discapacidades, condición social, condiciones de salud, religión, preferencias sexuales, o cualquier otra que atente contra la dignidad humana”.

Asimismo, se ha propuesto reformar el Código Civil Federal para definir al matrimonio como “la unión libre de dos personas mayores de edad con la intención de tener una vida en común, procurándose ayuda mutua, solidaridad, respeto e igualdad”.

Una organización crítica de esta iniciativa es el Frente Nacional por la Familia que en defensa de su posición en contra del matrimonio igualitario, como se ha dado en llamar a los matrimonios del mismo sexo, y la familia “convencional” formada por padre, madre e hijos, esgrime los criterios del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), también denominado Tribunal de Estrasburgo o Corte Europea de Derechos Humanos.

El frente argumenta que el TEDH concluyó “que no existe el derecho al matrimonio homosexual”, con base en el artículo 12 del Convenio para la Protección de los Derechos Humanos más conocido como la Convención Europea de Derechos Humanos que dice que “A partir de la edad núbil, el hombre y la mujer tienen derecho a casarse y a fundar una familia según las leyes nacionales que rijan el ejercicio de este derecho”.

Agregan que el Tribunal consignó que el Convenio consagra “el concepto tradicional del matrimonio, a saber, la unión de un hombre y de una mujer” y que no impone a los gobiernos la “obligación de abrir el matrimonio a las personas de mismo sexo”.

En cuanto al principio de no discriminación, exponen que el Tribunal de Estrasburgo también afirma que no hay tal discriminación y dice que “…los Estados son libres de reservar el matrimonio únicamente a parejas heterosexuales…”.

El Frente omite informar que respecto al matrimonio la Corte también reconoció que la institución del matrimonio y la sociedad han evolucionado desde la aprobación de la Convención en 1950, pero no existe consenso en Europa sobre la cuestión del matrimonio entre personas del mismo sexo y que loe estados están en libertad los estados para legislar en la materia.

El caso sobre el cual decidió el TEDH se originó en Francia y en 2013 ese país aprobó la legislación sobre los matrimonios del mismo sexo.

Con base en esto, esta agrupación considera que la Suprema Corte de justicia de la Nación está "equivocada" en su interpretación de lo que es el matrimonio y en el significado de lo que es discriminar.

Cabe aclarar que la Suprema Corte ha tomado en consideración en sus decisiones criterios internacionales emitidos por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que es el equivalente en Ámerica del TEDH, cuyo propósito es aplicar e interpretar la Convención Americana sobre Derechos Humanos y otros tratados de derechos humanos.

La Corte Interamericana ha establecido que un "derecho que le está reconocido a las personas no puede ser negado o restringido a nadie y bajo ninguna circunstancia con base en su orientación sexual”. Así, de poco sirve que se puede contraer matrimonio si no se otorga la posibilidad de casarse con la persona que uno elige.

Además, la Suprema Corte ha destacado que al negar a las parejas homosexuales los beneficios tangibles e intangibles que son accesibles a las personas heterosexuales a través del matrimonio implica tratar a los homosexuales como si fueran "ciudadanos de segunda clase", una discriminación.

En cuanto a la familia, la Suprema Corte también ha tomado en cuenta el criterio de la Corte Interamericana que ha establecido que “en la Convención Americana no se encuentra determinado un concepto cerrado de familia, ni mucho menos se protege sólo un modelo 'tradicional' de la misma. Al respecto, el Tribunal reitera que el concepto de vida familiar no está reducido únicamente al matrimonio y debe abarcar otros lazos familiares de hecho donde las partes tienen vida en común por fuera del matrimonio”. Criterio con el que ha coincidido el TEDH, y que ha quedado plasmado en las sentencias sobre matrimonios del mismo sexo.

Estos criterios de la Corte Interamericana están establecidos en el Caso Atala Riffo y Niñas vs. Chile. Fondo, reparaciones y costas. Sentencia de 24 de febrero de 2012. En el caso, se analizó la discriminación por homosexualidad hacíi una mujer a quien le querían retirar la custodia de sus tres hijas  por su orientación sexual.

Por otra parte, es necesario destacar que el tercer párrafo del artículo 16 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que prevé que “los hombres y las mujeres… tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia... Sólo mediante libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá contraerse el matrimonio. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado”, se rechazó establecer que “la familia fundada en el matrimonio es el elemento natural y fundamental de la sociedad”, porque se rehusaba la protección a las familias no fundadas en el matrimonio.

Además, la Declaración no contiene un concepto de familia o de matrimonio, ya que en algunas naciones existe la poligamia, en donde una persona está casada con varios individuos al mismo tiempo y tampoco establece un fin específico del matrimonio.

En este orden de ideas, no se puede afirmar que existe un error de interpretación por parte de la Suprema Corte.

En un caso aparte, el Frente debería tener en consideración que el TEDH ha considerado que “los términos del artículo 12 no tenían que seguir entendiéndose en el sentido de determinar el género por criterios puramente biológicos”, teniendo en cuenta los “importantes cambios sociales en la institución del matrimonio” ocurridos después de la adopción del Convenio, por lo que ha aceptado el  matrimonio de transexuales en su género asignado.


miabogadoenlinea.net


Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net