En la crisis política que vive Brasil el blanco ahora es su expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien es acusado de ocultar sus bienes y de lavado de dinero por supuestamente haber recibido un apartamento de una constructora implicada en el caso de corrupción en Petrobras.

En la denuncia presentada, el fiscal de Paraná acusó a Lula de haber ocultado que es dueño de un apartamento de lujo en la localidad de Guarujá, en Sao Paulo, que está a nombre de la constructora OAS, una de las investigadas en el caso Petrobras. Asimismo, en la acusación se señala que Lula es dueño de una finca rural en el municipio de Atibaia, también en Sao Paulo.

El fiscal señala que esas propiedades podrían estar relacionadas con el caso de corrupción en la petrolera brasileña y habrían sido entregados por las constructoras para disfrazar el pago de sobornos.

Lula da Silva niega los cargos o que esos bienes sean parte de su patrimonio y por lo pronto ya presentó un recurso para que se suspenda la investigación en tanto se resuelve un conflicto de jurisdicción.

Según el alegato presentado por los representantes del expresidente, el mismo caso esta siendo revisado por dos fiscalías distintas. Tanto en el Tribunal de Justicia de San Pablo como en el Tribunal Federal de Curitiba, Paraná, se está investigando las denuncias de corrupción que pesan sobre Lula.

La Fiscalía de Curitiba considera que existen pistas "significativas" de que el ex mandatario recibió cerca de 20 millones de reales, alrededor de 5 millones de dólares, en donaciones de cinco empresas implicadas en los desvíos financieros de Petrobras.

Lula fue detenido el pasado viernes para ser interrogado, pero al parecer sus declaraciones fueron suficientes para excluirlo de responsabilidad.


miabogadoenlinea.net


Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It