Desde hace algunas semanas los periodistas Joaquín López Dóriga, Jorge Zarza, Javier Alatorre y Carolina Rocha, se encuentran enfrascados en un conflicto con el Instituto Nacional Electoral, ya que el organismo pretende sancionarlos por sus dichos sobre la pauta del Instituto Nacional Electoral en la transmisión especial en la visita del Papa.

El pasado sábado 13 de febrero, antes de que aparecieran los anuncios relacionados con las elecciones para el Constituyente de la Ciudad de México, frases como: “resulta que los defensores de la laicidad” ahora quieren aparecer “en plena transmisión de la visita del papa”; “es aprovechada por los partidos políticos para hacer promoción”; “sabemos que es una jornada muy emotiva…los partidos quieren salir en la tele”. “Nosotros vamos a tener que hacer una pausa, ¿por qué? Porque es la ley y la pauta del INE y estos son sus spots”.

El argumento de los consejeros que pretenden que se sancione a los comunicadores es por “la difusión de mensajes que violentan el modelo de comunicación política, al sugerir o incidir en la audiencia de manera negativa”.

Para sostener este argumento se ha citado una tesis del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que establece que los mensajes o cortinillas difundido de manera previa a las pautas de los partidos políticos contraviene el modelo de comunicación política.

Lo anterior toda vez que el Tribunal considera que “implica la manipulación o superposición de elementos que cambian la forma de las pautas ordenadas por el Instituto Nacional Electoral, lo cual afecta las finalidades fundamentales de los promocionales partidistas”.

Sin embargo, el concepto de cortinilla está tratando de extenderse a las opiniones vertidas por los comunicadores. En Wikipedia, una cortinilla de televisión se define como una imagen de video de duración variable, normalmente inferior a 30 segundos, que se utiliza para separar los programas de los comerciales. Las cortinillas también son conocidas como separador comercial, identificador o bumper.

En este caso se trataron de comentarios de los conductores, que en un ejercicio de la libertad de expresión anunciaron estos comerciales del INE, emitiendo opiniones sobre los mismos.

El próximo jueves, la Sala Especial del Tribunal Electoral decidirá si los comentarios de los conductores constituyen una “manipulación o superposición de la propaganda electoral o los programas de los partidos políticos con el fin de alterar o distorsionar su sentido original o para calumniar a las personas, instituciones o los partidos políticos”.

La decisión todavía puede ser revisada por la Sala Superior.


miabogadoenlinea.net


Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It