José Clemente Orozco Valladares está dando la batalla para defender la obra de su padre plasmada en los muros del Instituto Cultural Cabañas (ICC) en el estado de Jalisco, para que se de una trato adecuado a la obra y se le reconozca como titular de los derechos de autor.

Con este fin, Orozco Valladares, de 91 años, ha iniciado acciones legales en contra del ICC para promover el próximo año una demanda por violaciones a derechos de autor y el incumplimiento a la Ley Orgánica del ICC.

Iván Corral, representante de Orozco Valladares argumenta que el ICC está explotando ilegalmente la obra de Orozco que se encuentra en el ICC ya que por un lado el artista pretendió que su obra estuviese al alcance de todo el público, sin embargo se cobra por ingresar a ver los murales de Orozco, además de que se comercializan reproducciones de éstas y otras obras de Orozco sin el debido pago de regalías.

En cuanto a las violaciones a la Ley Orgánica, el representante legal señala que no se está cumpliendo adecuadamente con la obligación de divulgar la obra de José Clemente Orozco.

Asimismo se exige que las guías explicativas sobre la obra plasmada en los muros del ICC sean modificadas a fin de que se ajusten al pensamiento e intención del autor.

Sin embargo el ICC no reconoce los derechos de autor de Orozco Valladares sobre la obra, bajo dos argumentos. El primero es que la obra de Clemente Orozco que existe en el ICC fue comisionada por el gobierno del estado de Jalisco al pintor, por lo que consideran que ellos son los titulares de los derechos de autor.

El segundo, es que conforme a un estudio jurídico realizado en 2009 los derechos de autor de las obras de José Clemente Orozco fechadas antes del 29 de enero de 1945 son de dominio público; en cambio, de las que hizo posterior a ese día son de los herederos del artista, Margarita Valladares viuda de Orozco, y los hermanos Clemente, Alfredo y Lucrecia Orozco Valladares, lo anterior conforme a la Ley Federal sobre el Derecho de Autor publicada en el Diario Oficial de la Federación el 14 de enero de 1948.

Antes de esta legislación, conforme al Código Civil, la condición para adquirir los derechos de autor sobre una obra, era registrar en un plazo de tres años a partir de la publicación de la obra. De no haberse hecho el registro en ese plazo las obras pasaban al dominio público.

Y en el caso de Orozco no existió registro de las obras.

A partir del 29 de enero de 1948, cuando entró en vigor la nueva ley,  la protección de derechos de autor a las obras nace al momento de ser creada, eliminándose el registro: “con el solo hecho de la creación de la obra se reconocen los derechos de los autores sobre sus obras”.

Las obras que se encuentran en dominio público se pueden reproducir libremente, por cualquier persona, sin necesidad de autorización y sin pago de regalías.

El caso de los Orozco no es fácil, pero tal vez puedan hacer valer los derechos morales sobre la obra.

Más información en milenio.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It