El Vaticano emitió un comunicado en el cual desmiente que estén buscando una fórmula legal para que los sacerdotes que tienen hijos los reconozcan y éstos puedan no solo llevar sus apellidos sino también heredar sus bienes.

 

En este sentido empezó a correr un rumor que decía que el Vaticano estaba estudiando la posibilidad de crear una figura que vinculara civilmente, sin ser matrimonio, a las mujeres que vivieran en concubinato con los sacerdotes para que sus hijos quedaran protegidos legalmente.

 

Por parte del Vaticano se declaró escuetamente que esta información carecía de fundamento.

 

Pero independientemente de lo que considere el Vaticano en cuanto al derecho canónico y la normativa que regula la vida de los sacerdotes, de acuerdo con el derecho civil mexicano, tanto las madres como los hijos mismos tienen el derecho de exigir el reconocimiento de la paternidad y con ello el que se les cumpla el derecho del nombre, es decir, de llevar el apellido de su padre y de que se cumplan y respeten los derechos derivados de la filiación que no solo se refieren a la provisión de alimentos, sino también a derechos sucesorios y que no solo se refieren al padre sino también a los abuelos y demás familiares.

 

La acción legal para el reconocimiento de paternidad en México no necesita de la autorización de la Iglesia Católica debido a la separación Iglesia-Estado y se lleva a cabo en un juzgado de lo familiar mediante una demanda que interponga la madre o el representante legal del menor.

 

Son muchos los casos que se han presentado para reclamar la paternidad por parte de sacerdotes no solo en México sino en otros países y quizá el ejemplo más claro sea el del presidente Lugo de Paraguay, quien fuera sacerdote católico, y que fue demandado para el reconocimiento de paternidad, no una sino dos veces por mujeres diferentes.

 

Fuente BBC Mundo
www.miabogadoenlinea.net