De comprobarse que Volkswagen comercializó en México vehículos diésel con software que disfrazan los niveles de contaminación, la Procuraduría Federal del Consumidor, PROFECO, podría sancionar a la armadora con multa de hasta con 3.7 millones de pesos por unidad.

El pasado 23 de septiembre se anunció que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, a través de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) revisa los certificados de emisión de contaminantes otorgados a la empresa alemana desde 2009, en sus 11 motores a diésel, para determinar si la empresa, conforme a la normatividad mexicana, se encuentra en el mismo supuesto de incumplimiento que en otros países.

Si de esta revisión se concluyera que en nuestro país la empresa también actuó de forma fraudulenta, la PROFECO estará en posibilidad de actuar en su contra al haberse engañado a las personas que hayan adquirido los vehículos que se encuentren en el supuesto, vendiendo un automóvil al consumidor con características y condiciones que no tiene.

La PROFECO ha solicitado información a todas la entidades federativas para que le proporcione información de los vehículos de motor a diésel en sus registros y poder conocer el universo de consumidores que podrían resultar afectados.

Es de destacar que las disposiciones y normas de emisiones de contaminantes son diferentes en Estados Unidos y México, por lo que hasta que no concluya la investigación se conocerá si también existió un fraude en nuestro país respecto a estos vehículos.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net