La titular del Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa en el Distrito Federal negó el amparo al propietario del acuario, "Atlantis", de la Tercera Sección de Chapultepec quien impugnó dos oficios emitidos por la Dirección General de Vida Silvestre de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) que le obligan a entregar a los delfines nariz de botella que tiene en condiciones de descuido.

En la sentencia se establece que la evolución de los derechos de los animales, especialmente aquellos de la vida silvestre, permite concluir que ya no se les puede considerar propiedad de persona alguna, sino sujetos de derechos.

Si bien esta clase de animales no pueden equipararse a los seres humanos ya que no comparten facultades como la comunicación conceptual o el raciocinio abstracto complejo, entre otras que son propias de las personas, no menos cierto es que son seres sintientes, que sufren y son incluso capaces de trasmitir emociones, por lo que se debe evitar su sufrimiento y respetar su dignidad, puntualizó la juez.

"Los Estados soberanos están obligados a reconocer a los animales, especialmente en caso de que no habiten en su hábitat natural, que es a lo que se debe tender, el derecho a recibir un trato digno, respetuoso de sus periodos de reproducción, de proporcionarles los alimentos apropiados y cuidados necesarios para su sano desarrollo, y de no ser así, el Estado, a través de las autoridades competentes, está obligado a tomar todas las medidas necesarias y acciones legales en contra de quienes actúen de forma distinta”.

"Si se acredita la falta de respeto al derecho de debido cuidado, sin necesidad de una motivación reforzada se puede revocar la custodia", señala la sentencia.

En 2014 se denunció a través de redes sociales el estado de abandono en que se encontraba el parque “Atlantis” y el riesgo que esto representaba para estos animales.

El pasado 5 de junio la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente inició el proceso de recuperación de los 7 delfines “nariz de botella” (Tursiops truncatus), propiedad de la nación, que mantenía en custodia el Parque Acuático Atlantis tras acuerdos emitidos por la SEMARNAT en 1998 y 2006.

De acuerdo con el expediente, durante el litigio murieron al menos cinco delfines que el propietario tuvo bajo su custodia; muertes que fueron confirmadas por expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México que determinaron como la causa de los decesos desde males gastrointestinales hasta insuficiencia respiratoria.

Esta sería la primera vez que en nuestro país se hace referencia a la condición de “personas no humanas” que tienen cierto tipo de animales, como ha sucedido en países como Argentina y Brasil en donde se ha reconocido esta condición a primates, y que en Estados Unidos también es un tema que está siendo analizado por los tribunales.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net