Este lunes, el Instituto Nacional de Antropología e Historia denunció la demolición clandestina con equipo pesado del monumento histórico Capilla del Santo Cristo, en la comunidad de Vicente Guerrero, en el municipio de San Pablo del Monte, Tlaxcala. El caso será investigado por la Subprocuraduría de Investigación en Delitos Federales de la Procuraduría General de la República (PGR)

Del monumento histórico que en la imagen de la izquierda es el edificio que se aprecia en colores azul y amarillo no quedaron más que algunos escombros como se ve en la imagen de la izquierda, después de que fue destruido hasta sus cimientos.

(Imágenes del INAH y de Omar Contreras de El Universal)

La capilla, también conocida como “El Cristo”, según el INAH era una antigua capilla de visitas franciscana del siglo XVIII, “considerada un ejemplo de arquitectura tradicional religiosa con antecedentes virreinales y que poseía elementos de mampostería en muros y contrafuertes, además de una bóveda de cañón corrido y dos torres campanario añadidas en el siglo XIX”. El inmueble era un bien propiedad de la Nación, catalogado e inscrito en el Registro Público de la Propiedad Federal con folio Real 15609.

La Ley Federal de Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos establece en el artículo 52 que a la persona “que por cualquier medio dañe, altere o destruya un monumento arqueológico, artístico o histórico, se le impondrá prisión de tres a diez años y multa hasta por el valor del daño causado. Cuando el daño no sea intencional, se estará a lo dispuesto en el capítulo de aplicación de sanciones a los delitos culposos del Código Penal Federa”.

Además, el INAH y la PGR también investigan el destino de distintos objetos considerados “monumentos muebles” como un crucifijo de valor histórico, y otros elementos de arte sacro que se utilizaban en los diferentes ritos religiosos

En estos caso la misma legislación establece una pena de de tres a diez años de prisión y de dos mil a tres mil días multa, al que se apodere de un monumento mueble arqueológico, histórico o artístico “sin consentimiento de quien puede disponer de él con arreglo a la Ley”.

También se prevén sanciones de tres a diez años de prisión y de mil a tres mil días multa para el que realice trabajos en monumentos arqueológicos inmuebles, o en zonas de monumentos arqueológicos, sin la autorización del INAH, así como para al que ordene, induzca, dirija, organice o financie estas conductas.

Igualmente será sancionado el que ilegalmente tenga en su poder un monumento arqueológico o un monumento histórico mueble con prisión de tres a nueve años y de dos mil a tres mil días multa.

Al final pareciera que la PGR se va topar con un caso semejante al de Fuenteovejuna, obra teatral del Siglo de Oro español del dramaturgo Lope de Vega, porque según las autoridades del INAH los pobladores del barrio en donde se encontraba la capilla acordaron derrumbarla para construir el atrio del templo construido en el siglo XX y que se encontraba atrás de la capilla.

Más información en e-tlaxcala.mx

miabogadoenlinea.net


Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net