El día de ayer el gobernador del estado de Oaxaca, Gabino Cué, anunció la reforma del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) a fin de garantizar la calidad en la educación obligatoria, con base en el mejoramiento constante y el máximo logro académico de los educandos, en términos del artículo 3° Constitucional.

Desde hace 23 años, el 92% de la estructura de personal del IEEPO es sindicalizada, incluidos sus mandos medios y superiores, y responde a los intereses de la Sección 22, base de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE), permitiendo a esta agrupación tener absoluto control sobre los maestros y todo el sistema de educación básica en la entidad. Para la CNTE tener el control del IEEPO es una conquista laboral.

En algunos medios tradicionales se afirma que el Decreto publicado ayer desaparece al antiguo IEEPO pero en realidad lo que hace es reformar el Decreto de creación original, dotar al Instituto de la estructura jurídica de la que carecía desde hace más de 20 años y cerrarle la puerta a la CNTE.

El licenciado Jorge Bolaños Rodríguez ya había destacado en algunos medios de Oaxaca que el IEEPO venía operando de forma irregular, ya que no cuenta con una Junta Directiva que es el máximo órgano de gobierno, por lo que la mayoría de los actos que ha realizado este Instituto carecen de validez jurídica, destacando, por ejemplo, los nombramientos del personal, lo que implica la nulidad de todos sus actos, incluyendo la emisión de reglamentos, convenios y acuerdos, pues la celebración de los mismos debió haber sido aprobada por el órgano de gobierno.

Este Decreto regulariza esta situación ya que se establece quiénes integran el órgano de gobierno del IEEPO.

Pero lo más destacable del Decreto publicado ayer, es que se cierra la puerta al sindicato para ocupar puestos en el IEEPO. Se establece como facultad de la Junta Directiva, con excepción del Director General, “aprobar el nombramiento de todo el personal que presta servicios en el Instituto… que no forme parte del servicio profesional docente”, pudiendo delegar esta facultad en el Director General para los niveles de subdirección, jefatura de departamento e inferiores".

Estos trabajadores serán considerados trabajadores de confianza.

Se incluye como facultad del Director General expedir “los nombramientos de los titulares de las unidades administrativas…” del Instituto, previendo que todos los titulares de las unidades administrativas, no deben “haber desempeñado un cargo o comisión sindical, durante los cinco años inmediatos anteriores a la fecha de designación”.

Así, al personal que forma parte de la CNTE y que está ocupando puestos en el IEEPO, se les da el derecho de regresar a su plaza de base original, reconociéndoles la antigüedad.

Finalmente, se dejan sin efecto todos los actos, contratos, convenios, minutas o cualquier otro instrumento formalizado por el gobierno del estado o el IEEPO que contravengan la reforma educativa o el Decreto que transforma al IEEPO.

Es una buena estrategia para sacar a la CNTE del IEEPO, esperemos que de resultados

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net