El ex presidente Vicente Fox, vuelve a estar en los medios, para su satisfacción, por la construcción de un hotel en los terrenos que ocupa la hacienda San Cristóbal.

En la ex Hacienda San Cristóbal se construyó el llamado “Centro Fox” que aloja un centro de estudios, biblioteca y museo y además incluye réplicas de la Oficina Presidencial y de la Sala de Gabinete.

Su misión es el contribuir al fomento de liderazgos en base a valores sociales a través de una plataforma que promueva equidad, para impulsar las ideas y acciones de nuestra gente proyectándola nacional e internacionalmente.

Ahora el “presidente” Fox pretende construir en esa propiedad un hotel de cuatro estrellas. En una primera fase tendrá siete habitaciones, para que finalmente opere con quince, y conectará directamente con el Centro Fox, pues se edifica en el casco de la ex Hacienda San Cristóbal.

La Dirección de Desarrollo Urbano Municipal detectó que se edifica sin permisos de construcción, de uso de suelo ni estudios de impacto ambiental, por lo que se podrían hacer acreedores a una multa equivalente al 50% del valor de cada una de las cabañas que se han edificado, aproximadamente 250 mil pesos. El Centro Fox señala que sólo “se ha iniciado la remodelación de los cuartos originales, para dar servicio a los visitantes”.

Sin embargo, el alcalde de San Francisco del Rincón, municipio en donde se encuentra el rancho, descartó que se vaya a multar al ex presidente Vicente Fox, “para ser justos o parejos”.

Ahora algunos medios señalan que el ex presidente podría ser condenado a diez años de cárcel por la construcción de este hotel, ya que la ex hacienda es un monumento histórico y no cuenta con los permisos del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

En términos de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, artículo 36, son monumentos históricos, las obras civiles relevantes de carácter privado realizadas de los siglos XVI al XIX inclusive.

Los propietarios de bienes inmuebles declarados monumentos históricos o artísticos, deberán conservarlos y, en su caso, restaurarlos, previa autorización del Instituto correspondiente.

A quien dañe o destruya un monumento arqueológico, artístico o histórico, se le impondrá prisión de uno a diez años y multa hasta por el valor del daño causado.

El casco de la ex Hacienda, data de 1614, por lo que de conformidad con la ley, podría ser considerado monumento histórico. Pero si ya se construyó el centro de estudios, difícilmente negarán la construcción del hotel. ¿Y el respeto a la legalidad y el estado de derecho?

 Fuente El Universal

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net