En Aquiles Serdán, Chihuahua, la semana pasada ocurrió una terrible tragedia en la que cinco menores de edad asesinaron a un niño de seis años, en lo que ellos explican que era un juego. Los implicados son dos varones de 15 años, dos niñas de 13 y un niño de once. Los familiares claman por justicia, pero también por venganza “Queremos vengarnos, si no nos hacen justicia nos vamos a vengar”, afirmó una tía del menor.

El ambiente es aun más tenso ya que una de las presuntas responsables es sobrina del abuelo de Christopher.

A partir de la reforma de diciembre de 2005 se estableció en el artículo 18 de la Constitución que los menores de doce años que hayan cometido un delito solo serán sujetos a rehabilitación y asistencia social. Además, los que se encuentren entre doce años cumplidos y menos de dieciocho años de edad, están sujetos  aun sistema de justicia especial que es la justicia para adolescentes.

Además, en el caso de adolescentes, el internamiento se considera una medida extrema y que debe ser por el tiempo más breve que proceda, aplicándose únicamente a los adolescentes mayores de catorce años de edad y por delitos graves.

Es por esto que las dos niñas de trece y el menor de once no pueden ser sujetos a detención, como pretende la familia de Christopher.

Los jóvenes de 15 años, conforme a la Ley de Justicia Especial para Adolescentes Infractores del Estado de Chihuahua, pueden recibir una pena de hasta diez años de internamiento por el homicidio, pero al existir conductas ilícitas adicionales pueden alcanzar hasta los 15 años de prisión.

Las niñas de 13 años y el de 11 años serán separados de sus familiares y puestos a disposición del DIF por la omisión de cuidados que dio pauta a la comisión del delito y en caso de ser considerados responsables, sólo a las niñas de trece años se les impondrán “medidas sancionadoras” como amonestación; libertad asistida; reparación del daño; órdenes de orientación y supervisión, estancia domiciliaria sin custodia.

Seguramente estas medidas para los familiares del pequeño Christopher no serán suficientes, pero tal vez sean preferibles para evitar que los menores vuelvan a delinquir y se conviertan en un verdadero riesgo.

Ya existen propuestas para que se considere hacer una valoración para que existan excepciones y sean juzgados a partir del conocimiento de responsabilidad del menor sobre sus actos, pero sería necesario reformar la Constitución.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It