Imprimir

A siete años de distancia la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó otorgar un amparo liso y llano a once elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal al considerar que no son responsables penalmente de la tragedia ocurrida en la  Discoteca-Bar “New’s Divine”.

Al analizar el caso la Primera Sala concluyó que el trágico resultado derivado del operativo realizado en este establecimiento, no podía ser imputado a estos policías que se encontraban fuera del establecimiento y que formaron un muro de contención.

Los ministros destacaron que la muerte de los doce jóvenes en esos eventos, así como las lesiones provocadas a por lo menos otros siete personas, se debieron a que muchos de los jóvenes que se encontraban en el lugar se comenzaron a acumular en un pequeño túnel aledaño a la puerta principal y permanecieron ahí atrapados durante aproximadamente 10 minutos.

Pero esta acumulación de personas no fue provocada por los policías, sino que se debió a tres factores fundamentales: el cierre de la puerta por donde salían los jóvenes durante las primeras etapas del operativo a causa de ciertos disturbios que tuvieron lugar al exterior; la presión sobre los jóvenes para que abandonaran el lugar ejercida por los policías que se encontraban dentro del establecimiento; y, la decisión de apagar las luces y el aire acondicionado del lugar, lo que ocasionó una falta de aire y generó un ambiente sofocante.

Estas circunstancias provocaron que una de las puertas del lugar se venciera por lo que que algunas de las personas más cercanas a la entrada fueron proyectadas hacia el exterior y cayeron al suelo, siendo pisoteadas por una multitud de personas que salía intempestivamente del establecimiento.

Esa es la razón por la que varios elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal conformaron una contención humana en torno a esta sección de la puerta, la cual se mantuvo por un lapso de aproximadamente 3 minutos, con el objetivo de controlar la salida de los jóvenes para evitar que se causaran daños a las personas que se encontraban en el suelo.

Tomando las anteriores circunstancias en consideración, la Suprema Corte concluyó que resultaba evidente que el actuar de esos policías no fue lo que generó la muerte de los jóvenes, además de que su actuación se encuadró en el cumplimiento de un deber de cuidado, sin que fuera previsible para ellos lo que sucedía dentro y sin que tuvieran la obligación de preverlo en atención a un principio de confianza.

Aún se encuentran pendientes de resolver diversos juicios de amparo de otras personas involucradas en el caso, de las cuáles aun no se define su responsabilidad, aunado a que todavía no se define la legalidad del operativo que será analizada en asuntos posteriores.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net