El Pleno del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) ordenó a la Secretaría de Energía (SENER) entregar a un particular la información sobre cada gasoducto, oleoducto, oleogasoducto, poliducto y cualquier ducto construido en México, detallando su nombre, zona, inicio de trayectoria, fin de trayectoria, diámetro, longitud, capacidad máxima y utilización.

En el análisis del caso, el Comisionado ponente, Joel Salas Suárez, señaló que la información sobre la infraestructura e ingresos del sector hidrocarburos debe ser pública ya que éstos contribuyen a financiar servicios públicos prioritarios

La SENER deberá turnar la solicitud a todas las unidades administrativas que podrían contar con la información solicitada.

En cuanto al sector de hidrocarburos, salvo aquella información que debe reservarse por seguridad nacional, es necesario conocer sobre el estado de la infraestructura, las contrataciones e inversiones que se realizan, los efectos ambientales, el desempeño y los beneficios obtenidos por los nuevos operadores privados que se unirán a la exploración y explotación de los recursos, entre otros temas relevantes, destacó Salas Suárez.

Haciendo uso de la ley de transparencia, PEMEX ha sido obligado en distintas ocasiones a revelar la información sobre los distintos ductos de la infraestructura petrolera. Por ejemplo, en marzo de 2005 IFAI ordenó a PEMEX entregar la carpeta al gobierno de Veracruz con la ubicación de la infraestructura petrolera en la entidad.

Aunque el organismo argumentó que era “información reservada” que ponía en riesgo la seguridad nacional, la seguridad pública o la defensa nacional, y que proporcionar información estratégica respecto de las instalaciones que son utilizadas para la producción, el almacenamiento y la distribución de hidrocarburos brindaría un panorama de puntos vulnerables que pudieran ser fácilmente utilizados para acciones de sabotaje, el organismo fue obligado a entregar la información.

En 2007 también se intentó forzar al organismo para que hiciera públicos los planos de los ductos por los que transportaba gasolina, pero después de un ataque del Ejército Popular Revolucionario (EPR) a ductos de PEMEX la idea de hacer públicos los trazos de los ductos se archivó.

En 2009, la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) negoció un convenio con Pemex para recibir los mapas de los ductos con el argumento de hacer un atlas de protección civil de colonias en las que pasaran por debajo ductos que pusieran en riesgo a la ciudadanía.

En los medios se argumenta que estos y otros casos abrieron la puerta para que el crimen organizado conociera esta información, llevando las tomas clandestinas de combustible de 232 en 2006 a 2,612 en 2013.

Tal vez con la reforma en materia de transparencia se pueda evitar que se siga divulgando esta información.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net