El Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, SCJN, presentó el “Protocolo de actuación para quienes imparten justicia en asuntos que involucren hechos constitutivos de tortura y malos tratos”, con el fin de contribuir a erradicar y sancionar estas prácticas.

La ejecución de la tortura, agregó, supone violentar el derecho a la integridad personal, cuyo contenido se desprende, directamente de la dignidad humana, que es fundamento de los derechos humanos.

Se destacó que en el campo de los derechos humanos en México existen dos realidades: por un lado la legal, y, por el otro, la real, que se refiere a la vigencia de estos derechos en la práctica y es donde se encuentran los mayores retos para que los derechos humanos “sean precisamente eso: una realidad”.

El documento señala, por ejemplo, que es invaluable la aplicación del Protocolo de Estambul para la valoración de las pruebas de tortura y malos tratos, que lleven a la convicción de culpabilidad, al ser delitos de ejecución oculta.

También se establece que “cuando al momento de ratificarse una demanda de amparo se identifiquen lesiones, el actuario que actúe además de hacer la certificación conducente, deberá comunicarse con el Juez de Distrito que corresponda quien, en obediencia al mandato constitucional de prevenir (la continuación de) violaciones a los derechos humanos, deberá ordenar, con el carácter de urgente la asistencia médica que requiera la persona detenida, así como realizar las certificaciones médicas pertinentes y, en su caso, aplicar el Protocolo de Estambul”.

Este nuevo protocolo de la SCJN se pondrá a disposición de mil 250 jueces y magistrados federales, y de 800 defensores públicos, además del público en general a través de su página de Internet.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net