La semana pasada el Servicio de Administración Tributaria, SAT, anunció una nueva prórroga para llevar la contabilidad en forma electrónica, por lo que sólo los contribuyentes con ingresos acumulables iguales o superiores a 4 millones de pesos estarán obligados a presentar la contabilidad electrónica en 2015, mientras que el resto de los contribuyentes deberá hacerlo en 2016.

Los contribuyentes del Régimen de Arrendamiento, Servicios Profesionales e Incorporación Fiscal no tienen que cumplir con esta obligación, siempre y cuando registren sus operaciones en el módulo de contabilidad de la herramienta electrónica “Mis cuentas”.

Para los contribuyentes que así lo deseen, la información también puede ser presentada a través de terceros autorizados, conocidos como auxiliares de facturación.

La obligación de la contabilidad electrónica se encuentra prevista en el artículo 28 del Código Fiscal de la Federación (CFF) fracción III que establece que “Los registros o asientos que integran la Contabilidad se llevarán en medios electrónicos conforme lo establezcan el Reglamento de este Código y las disposiciones de carácter general que emita el Servicio de Administración Tributaria (SAT). La documentación comprobatoria de dichos registros o asientos deberá estar disponible en el domicilio fiscal del contribuyente”.

La información debe ser presentada mensualmente  a través de la página de Internet del SAT, enviando la balanza de comprobación y el catálogo de cuentas con el código agrupador del SAT que permita su interpretación.

En declaraciones para el diario Milenio de Monterrey, Brian Nishizaki, de la empresa de facturación electrónica Aspel, dijo que esta medida “permitirá a los pequeños contribuyentes tener más tiempo para prepararse para responder a este tipo de acciones. Había mucha desinformación, mucha preocupación por parte de los contribuyentes ya que no entendían o no sabían cómo hacer este tipo de acciones y es bueno que finalmente el SAT se haya dado cuenta de que iba a ser imposible que se lograra este año".

Se considera que esta será la última prórroga que otorgue el SAT en este tema, por lo que los pequeños contribuyentes deben aprovechar esta oportunidad.

Mientras, en los tribunales se están desahogando los amparos en contra de la contabilidad electrónica, otorgándose por la pronto la suspensión provisional y con esta medida surgen nuevas posibilidades para interponer un amparo.

El amparo fue promovido con la intención de que los contribuyentes no “suban” la contabilidad electrónica al SAT, ya que no existe la seguridad jurídica sobre el destino de la misma. Se espera que se tenga una decisión definitiva sobre el tema el primer trimestre de 2015.

Más información en milenio.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net