El fenómeno de los “food trucks” o camiones de comida itinerante que ha surgido en el Distrito Federal será regulado en una ley que se denominará Ley de Vehículos Gastronómicos de la Ciudad de México, ya que el tipo de negocio que realizan hasta el momento no está reconocido en la legislación.

Se trata de vehículos autónomos con su propia plata de luz, dispositivos de agua y que según sus propietarios, no impactan al medio ambiente y físicamente tampoco impactan al mobiliario urbano.

Este tipo de negocio no tienen un lugar fijo para su venta, desplazando su ubicación para llegar a un público más amplio, por lo que se establecen en distintos lugares, informando a su clientela a través de redes sociales.

Legalmente no pueden obtener un permiso en vía pública ya que no caen dentro de los supuestos de los comercios fijos ni califican dentro del ambulantaje por ser autosuficientes y hasta el momento han sido tolerados por las autoridades delegacionales.

La iniciativa de ley propone que los interesados deberán contar con un vehículo adaptado que cuente con instalaciones de gas, electricidad propia, tanque de agua, tanque de agua residual o trampa de grasa; registro de la marca ante el Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual con la que operará el vehículo; el período de funcionamiento del giro no podrá exceder de 7 horas diarias y en ningún caso podrá ser objeto de prórroga, revalidación o traspaso.

Para determinar los lugares de venta, los propietarios propondrán a la Secretaría de Desarrollo Económico los lugares donde desean realizar su actividad y éta sólo autorizará cinco puntos de venta con un rango de operación de 200 metros cuadrados.

Los propietarios de vehículos gastronómicos no podrán arrojar desechos sólidos y descargar aguas en el sistema hidrosanitario del espacio público; colocar implementos que impidan el tránsito peatonal o vehicular cuando no se cuente con la autorización para tal efecto; ni tampoco vender bebidas alcohólicas para consumo inmediato o posterior.

Los permisos serán individuales e intransferibles y los titulares serán personas físicas o jurídicas y su duración será de un año, y sólo se podrán otorgar hasta tres permisos para una misma marca o razón social, a nombre de una persona física o moral.

La iniciativa señala que con la regulación de estos vehículos se fomentará el empleo y la economía formal.

Más información milenio.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It