Al resolver un amparo directo en revisión, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó que se deben respetar los derechos de notificación, contacto y asistencia consular de una persona con doble nacionalidad, aunque una de ellas sea mexicana.

Los ministros consideraron que entender el derecho humano de notificación, contacto y asistencia consular como algo desplazable o eliminable por otra condición protectora no es compatible con el principio pro persona reconocido en el artículo 1º constitucional.

La Primera Sala destacó que ninguna autoridad ya sea policial, investigadora o judicial puede presumir que una persona de doble o múltiple nacionalidad, siendo una de ellas mexicana, por ese simple hecho, encuentra cubierto el elemento relativo a la idiosincrasia cultural.

Tampoco puede negarse el derecho a asistencia consular por el hecho de que el detenido hable español, ya que llevaría al absurdo de que ningún hispanoparlante podría tener acceso a su derecho a asistencia consular; por lo que este derecho no depende de los conocimientos que tenga el extranjero del idioma del país en el que ha sido detenido.

El conocimiento de la cultura tampoco puede ser considerado un elemento determinante para negar este derecho, puesto que además de la complejidad en definir la cultura mexicana y lo que ésta comprendería, bastaría probar que un extranjero fuera nacional de un país con similitud cultural a México o que, no siéndolo, hubiera vivido mucho tiempo en nuestro país para asimilar la cultura.

La residencia en el territorio nacional tampoco puede ser el elemento a considerar puesto que bastaría que un extranjero, sin nacionalidad mexicana, hubiera vivido cierto tiempo en el país para negarle su derecho a asistencia consular. Los vínculos familiares en el país tampoco pueden ser determinantes puesto que muchos extranjeros podrían tener familia en México, lo cual no haría nugatorio su derecho.

En la decisión, la Primera Sala otorgó el amparo para el efecto de reponer el procedimiento del quejoso, hasta el momento mismo de que aquél informó sobre su doble nacionalidad, que en el presente asunto, corresponde a la etapa de instrucción.

Negar el derecho humano de notificación, contacto y asistencia consular, conlleva la violación de los derechos al debido proceso, defensa adecuada y acceso efectivo a la justicia en igualdad de condiciones

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It