El día de ayer, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, CONDUSEF, publicó las Disposiciones de carácter general aplicables a las entidades financieras en materia de Despachos de Cobranza que gestionen su cartera.

Al publicarse la reforma financiera, elartículo 17 Bis 4 de la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros facultó a la CONDUSEF para emitir estas disposiciones con el fin de regular las actividades de los despachos de cobranza ante las quejas de los usuarios por las estrategias de acoso que algunos de estos han venido implementando al intentar recuperar algún crédito otorgado por una institución financiera.

Las disposiciones establecen que las entidades financieras serán responsables de que los despachos de cobranza que contraten se identifiquen plenamente con el usuario

Para ello, en el primer contacto se deberá de proporcionar nombre del despacho, domicilio, teléfono, ejecutivo responsable, entidad financiera que representa, contrato u operación motivo de la deuda, monto de lo adeudado, fecha de cálculo y condiciones para liquidar el adeudo.

Asimismo, se debe indicar al usuario la unidad administrativa de la entidad financiera donde se puede quejar por las malas prácticas del despacho.

Los despachos de cobranza no deben recibir los pagos y sólo podrán ser realizados a la entidad financiera que otorgó el crédito, préstamo o financiamiento.

Además, los despachos deben dirigirse al deudor de manera respetuosa y educada y comunicarse en un horario de 7:00 a 22:00.

También deberán abstenerse de utilizar nombres o denominaciones que se asemejen a las de instituciones públicas o utilizar números de teléfono que aparezcan en el identificador de llamadas como "confidencial", "oculto", "privado" o con cualquier otra expresión o denominación semejante que imposibilite su identificación.

Tampoco pueden amenazar, ofender o intimidar al deudor, sus familiares, compañeros de trabajo o cualquier otra persona que no tenga relación con la deuda; ni podrán realizar gestiones de cobro a terceros, incluidas las referencias personales y beneficiarios, con excepción de deudores solidarios o avales.

Igualmente se prohíbe enviar documentos que aparenten ser escritos judiciales u ostentarse como representantes de algún órgano jurisdiccional o autoridad, o utilizar listas negras, cartelones, o anuncios, que hagan del conocimiento del público la negativa de pago.

Del mismo modo deben abstenerse de realizar las gestiones de cobro, negociación o reestructuración con menores de edad o adultos mayores, salvo que en el último supuesto se trate de los deudores, o realizarlas en un domicilio, teléfono o correo electrónico distinto al proporcionado por la entidad financiera o el deudor, obligado solidario o Aval.

Aquellas personas que consideren que un despacho no está dando cumplimiento a estas disposiciones podrán presentar una queja, no en contra del despacho, sino de la entidad financiera que contrató sus servicios, vía electrónica a través del Registro de Despachos de Cobranza que administra la CONDUSEF, o bien, personalmente o por escrito, en cualquiera de las delegaciones del organismo.

Las entidades financieras serán las responsables de supervisar que los despachos de cobranza cumplan con las condiciones en la cobranza que señala la CONDUSEF.

Esta es una buena noticia para los deudores, aunque cuando la deuda sea cedida o vendida, la CONDUSEF ya no podrá intervenir, pero al menos se obliga a las entidades financieras a incluir como obligación a cargo de los

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net