Logotipo de la Suprema Corte

La Segunda Sala resolvió el recurso de revisión de una sentencia de amparo en la que se argumenta que las instituciones públicas de salud violan el derecho a la salud al no proporcionar los llamados medicamentos "huérfanos" que atacan enfermedades poco comunes y tienen precios exorbitantes, revocando parcialmente esa sentencia.

Los medicamentos huérfanos fueron reconocidos en la Ley General de Salud a partir del 30 de enero de 2012, fecha en la que se adicionaron a dicho ordenamiento los artículos 224 Bis y 224 Bis 1.

Las disposiciones los definen como aquellos destinados a la prevención, diagnóstico o tratamiento de enfermedades raras, las cuales tienen una prevalencia de no más de 5 personas por cada 10, 000 habitantes.

El caso es promovido por un paciente del Instituto Mexicano del Seguro Social, IMSS, que padece hemoglobinuria paroxística nocturna, de la que el año pasado sólo había 77 casos registrados en todo el país. Ésta es una rara enfermedad en la cual los glóbulos rojos se descomponen antes de lo normal, liberando la hemoglobina en la sangre, proteína en los glóbulos rojos que transporta oxígeno. La enfermedad puede afectar a personas de cualquier edad y puede llevar a que se presente anemia aplásica, síndrome mielodisplásico o leucemia mielógena aguda.

El paciente pretendía obligar al Instituto a que le suministre Soliris, un medicamento que cuesta 7 millones de pesos para el tratamiento de un año, pero podría existir la necesidad de continuar la terapia de por vida o hasta que la remisión espontánea se produzca.

En su decisión, los ministros conlcuyeron que negar la prestación de servicios básicos de salud, como lo es la atención médica respecto de padecimientos que requieran de medicamentos “huérfanos” para su tratamiento, inciden directamente en el derecho fundamental de protección a la salud y, desde luego, en la esfera jurídica de los derechohabientes.

Pero si las máximas autoridades sanitarias del país no han comprobado la seguridad, eficacia terapéutica y eficiencia del medicamento huérfano, como el solicitado, a través del procedimiento previsto en la ley para incluirlo en el cuadro básico del sector salud, es procedente revocar la decisión de suministrar tal medicamento a la quejosa.

Lo anterior es así, porque el Cuadro Básico y el Catálogo de Insumos del Sector Salud constituyen un documento con el que el Estado garantiza que los medicamentos son seguros, eficientes y eficaces.

Sin embargo, la Segunda Sala concede el amparo para el efecto de que, con fundamento en el artículo 27 del Reglamento Interior de la Comisión Interinstitucional del Cuadro Básico y Catálogo de Insumos del Sector Salud, se pida al Instituto Mexicano del Seguro Social solicite a la Comisión Interinstitucional del Cuadro Básico y Catálogo de Insumos del Sector Salud, la posibilidad de actualizar el indicado cuadro básico para incluir el fármaco soliris eculizumab.

Soliris, el medicamento en cuestión, se puede comercializar en nuestro país ya que recibió autorización de permiso sanitario de la Comisión de Autorización Sanitaria en 2010. Con ese simple registro queda demostrada la seguridad y eficacia del medicamento, conforme al artículo 28, fracción del citado Reglamento. 

Aunque es una decisión legal, la misma es injusta porque la vida de los 17 pacientes que solicitaron el amparo para tener acceso a este medicamento está en juego mientras las autoridades sanitarias deciden si éste puede entrar en el cuadro básico.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net