La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se pronunció en materia de alimentos y las sociedades de convivencia. Los ministros señalaron que la sociedad en convivencia, el concubinato y el matrimonio son grupos familiares esencialmente iguales en los que el bien jurídico tutelado es el mismo, es decir, el derecho a la vida y la sustentabilidad.

Al concluir estas uniones, el legislador busca que estas uniones protejan al miembro de la unión familiar que haya desarrollado una dependencia económica durante la coexistencia.

En el caso, la norma impugnada fue la Ley de Sociedades en Convivencia del Distrito Federal que establece en su artículo 21 que, en caso de terminación de la sociedad, el conviviente que carezca de ingresos y bienes suficientes, tendrá derecho a que le sea otorgada una pensión alimenticia sólo por la mitad del tiempo de su duración.

Esta disposición es diferente alo que establece el Código Civil para el Distrito Federal, en donde la regulación del matrimonio y el concubinato prevé la obligación alimentaria por un tiempo equivalente a la duración del vínculo.

La Primera Sala considera que el citado artículo 21 viola el derecho de igualdad al dar trato distinto a supuestos semejantes, pero además viola de forma indirecta el principio de no discriminación en razón de orientación sexual, ya que la norma establece un trato específico que afecta desproporcionadamente y de forma negativa a un grupo social, como son las parejas conformadas por personas del mismo sexo, por ser las que más han recurrido a la institución de la sociedad de convivencia en el Distrito Federal.

Al otorgarse el amparo se deberá dejar insubsistente la sentencia reclamada y emitir otra en la que no aplique el plazo previsto en el artículo 21 impugnado.

Este también es un precedente para que se de el mismo trato en todas las uniones de grupos familiares.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net