Desde el pasado 2 de junio la Secretaría de Comunicaciones y Transportes ordenó la suspensión temporal de las operaciones de los 25 aviones de Aviacsa, hasta en tanto esta compañía no resuelva las 280 anomalías que supuestamente presenta.

 

Por supuesto que esto ha traído como consecuencia un pleito en los tribunales en el que tanto la empresa como las autoridades se manifiestan victoriosos.

 

La compañía interpuso un amparo en contra de SCT, ante el Juez V de Distrito de Ciudad Valles, San Luís Potosí, el cual concedió la suspensión provisional, es decir, permitió a Aviacsa continuar volando hasta en tanto se determinaba si es constitucional la actuación de SCT.

 

Pero SCT interpuso un recurso de queja en contra del Juez V, ante el Segundo Tribunal Colegiado del Noveno Circuito, y el día 11 resolvió que la queja era fundada. SCT dice que con base esa resolución quedaba firme la prohibición de la SCT para que los aviones de Aviacsa se queden en tierra, y que la misma es irrevocable.

 

Sin embargo este fallo no impedía resolver sobre la suspensión definitiva, así ayer  Aviacsa informó que el juez quinto de distrito, ya le otorgó la suspensión definitiva en contra de la decisión de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, por lo que 20 de sus aeronaves pueden reiniciar operaciones en virtud de que cuenta con certificados de aeronavegabilidad expedidos por las propias autoridades de la SCT el pasado 30 de mayo.

 

Resultan extrañas y contradictorias las dos posiciones. En todo caso, es de destacar que las consecuencias de la queja es que el juez deje sin efectos la resolución en que concedió la suspensión provisional y emita un nuevo fallo en los términos establecidos por el Tribunal Colegiado. Así que el asunto no ha concluido como dice SCT.

 

Mientras compañía y gobierno se dan con todo lo que tienen, las personas que ya tenían sus boletos, siguen sin poder volar.

 

Fuente Exonline

 

miabogadoenlinea.net