El congreso de Nuevo León aprobó una disposición que lógica indicaba que debía haber sido aprobada desde hace mucho tiempo y que se refiere a la prohibición de los policías de portar otro medio de comunicación diferente al que proporciona la dependencia de seguridad pública para el cumplimiento de sus funciones.

 

De esta manera los policías en Nuevo León no podrán llevar durante su servicio otro medio de comunicación o radiocomunicación, bajo el riesgo de ser sancionado de incumplir esta nueva disposición a la Ley de Seguridad con una amonestación o la inhabilitación. Incluso se prevé en la ley que pueda ser acusado penalmente si se demuestra que utilizó esos aparatos para filtrar información sobre operativos.

 

La reforma obedece a que toda comunicación en ejercicio de las funciones, debe ser del conocimiento de la autoridad por lo que no vulnera ninguna libertad o derecho civil de los policías.

 

Esta disposición, debido a la infiltración del crimen organizado en las fuerzas de seguridad, debería ser aprobado a nivel federal y en todos los estados de la República.

 

Fuente El Universal
www.miabogadoenlinea.net