En otro asunto que tienen que ver con el bienestar de los niños en nuestro país, se dio a conocer que los familiares de cinco niños “perdidos” en el albergue de Casitas del Sur acudió ante el Alto Comisionado de la ONU en México para solicitar su intervención en la búsqueda de los niños.

 

Estas personas, entre quienes está la mamá de Ilse Michel, manifestaron que autoridades de la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal los han acosado.

 

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, abrió una oficina en México en julio de 2002 tras un acuerdo suscrito con el gobierno y trabaja no solo con autoridades sino también con distintas organizaciones de la sociedad civil que defienden los derechos humanos.

 

 

Su intervención, sin embargo, solo se basa en el conocimiento y seguimiento de los hechos y en la asesoría al gobierno en materia de derechos humanos. Esto porque sus funciones son en este sentido y no se trata de un tribunal encargado de dirimir un conflicto, como los es, por ejemplo, la Corte Interamericana de los Derechos Humanos.

 

Son once los niños que siguen sin aparecer en el caso del albergue de casitas del Sur, que puso de manifiesto, una vez más, la falta de vigilancia y cumplimiento de las leyes por parte de las autoridades en el cuidado y bienestar de los más vulnerables. Incluso se ha hablado de que estos niños fueron entregados a otras personas en un proceso ilegal de adopción puesto que sus tutores no habían perdido aún la patria potestad.

 

La Procuraduría General de la República atrajo el caso, y aunque han dado esperanzas a sus familiares, hasta la fecha no han logrado encontrar a los niños. 

 

Fuente El Universal

www.miabogadoenlinea.net