Dentro de 20 días iniciará en todo el país el nuevo ciclo escolar 2014-2015, y los padres en estos momentos están realizando los procesos de inscripción, pero a pesar de que las cuotas escolares no son obligatorias, se sigue condicionando el ingreso de los alumnos a las escuelas o la prestación de algún servicio al pago de estas cuotas.

Esto, pese a que con la reforma educativa de 2013 se ratificó que las cooperaciones  en numerario, bienes y servicios son de carácter voluntario y se prohíbe condicionar la inscripción, el acceso a la escuela, la aplicación de evaluaciones o exámenes, la entrega de documentación a los educandos, afectar en cualquier sentido la igualdad en el trato a los alumnos, o condicionar la prestación del servicio educativo al pago de contraprestación alguna.

Con la reforma educativa las cuotas escolares, de aplicarse, son voluntarias y están vinculadas a planes y proyectos específicos de mejora que el director y los padres de familia deben definir.

La solicitud de cuotas voluntarias compete exclusivamente a los integrantes de las asociaciones de padres de familia, quienes tienen la facultad de establecer un monto pero en ningún caso puede condicionarse su pago al servicio educativo o la retención de algún tipo de documento.

A pesar de lo anterior, en estados como Queretaro, Chihuahua, Tabasco, Michoacán, Puebla se pide el pago de cuotas que van de 400 hasta 1,200 pesos para distintos fines: conceptos de pago de inscripción, cuota de padres de familia, alimentación, entrega de documentación o limpieza y mantenimiento.

En Chiapas, la presidente del Comité Estatal de Padres de Familia instó a los padres de familia a pagar en especie las cuotas de inscripción o con mano de obra y “no necesariamente en efectivo, para dar derecho a sus hijos a ingresar a una institución educativa y no pierdan clases”.

En Baja California Sur el Secretario de Educación de la entidad considera que “cuando nosotros propiciamos la no cuota, lo único que propiciamos es que los padres se alejen más de nuestras instituciones, es que las escuelas vivan en una anarquía (sic)”.

Según un estudio realizado por la encuestadora Parametría, para la mayoría de la población las cuotas escolares voluntarias son todo lo contrario. Cuatro de cada cinco mexicanos (76 %) creen que las cuotas escolares que solicitan las escuelas públicas de preescolar, primaria y secundaria son obligatorias.

En la gran mayoría de los casos esta práctica se presenta porque lo padres no denuncian por temor a represalias.

Al final, el problema no son las “cooperaciones” o cuotas escolares sino que su regulación y la de las asociaciones de padres de familia, que son quienes deben aprobarlas, cobrarlas y aplicarlas, se ha abandonado.

El Reglamento de Asociaciones de Padres de Familia ya cumplió 34 años y debió haber sido actualizado hace 20 años cuando se promulgó la Ley General de Educación, pero nunca ha sido actualizado.

En fin, el tema de las cuotas escolares seguirá siendo un problema pese a las reformas legislativas.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It