El director general del Instituto Nacional del Derecho de Autor (Indautor), Manuel Guerra Zamarro, suscribió este miércoles en la sede de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), en Ginebra, Suiza, el “Tratado de Marrakech para facilitar el acceso a las obras publicadas a las personas invidentes, con discapacidad visual o con otras dificultades para acceder al texto impreso”.

Los países que ratifican este tratado, se obligan a establecer excepciones a la legislación nacional en materia de derechos de autor a favor de los discapacitados visuales y de quienes tienen dificultades para acceder al texto impreso ordinario.

Estas excepciones deben permitir que los impedidos visuales y sus organizaciones puedan producir libros en “formatos accesibles” sin necesidad de solicitar antes la autorización del titular de los derechos de autor, ya sea el autor o el editor.

Esto incluye cualquier obra literaria y artística en forma de texto, notación y/o ilustraciones relacionadas, que se hayan publicado o que se hayan hecho públicas por otros medios, incluyendo libros, periódicos y otros textos similares, así como partituras musicales.

El tratado, en el concepto de “formatos accesibles”, no especifica algún tipo de formato o tecnología a utilizar pero  destaca que éste debe dar acceso a la obra a los impedidos visuales, “en forma tan viable y cómoda como la de las personas sin discapacidad visual ni otras dificultades para acceder al texto impreso”, poniéndolos en las mismas condiciones.

Las personas beneficiarias de las obras es cualquiera que tenga una discapacidad que interfiera con la lectura efectiva de textos impresos. Incluye a las personas que son ciegas, deficientes visuales, con discapacidad de lectura (por ejemplo dislexia) o que tienen una discapacidad física que obstaculiza la acción de sostener un libro, dar vuelta las páginas o centrar la atención en la página con eficiencia.

Finalmente el tratado prevé que las disposiciones sobre derecho de autor deben permitir que  las medidas de protección tecnológica puedan ser violadas a fin de que una persona con discapacidad de lectura de la letra impresa pueda lograr el acceso a los libros.

Con la firma, México se convierte en el 68 país miembro del Tratado, que se adoptó el 27 de junio de 2013 en la Conferencia Diplomática de Marrakech, Marruecos, a la cual asistió el cantante Stevie Wonder abogando por su firma.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net