A raíz de la orden de aprehensión que se girÓ en contra de 16 médicos en el estado de Jalisco, se ha desatado un movimiento de los médicos en contra de los procesos por malas prácticas y de las condiciones en que tienen que trabajar en el sector salud.

En el caso, el padre del joven Roberto Gallardo Rodríguez de 15 años, señala a los 16 médicos que atendieron a su hijo en el Centro Médico de Occidente como responsables de su muerte al no haberle diagnosticado a tiempo una tuberculosis intestinal que habría permitido “tratarlo y salvarle la vida”.

El proceso inició en 2010 y después de tres intentos finalmente el padre logró que el Segundo Tribunal Unitario del Tercer Circuito considerara que había suficientes pruebas para llevar a juicio por homicidio culposo y responsabilidad médica a los 16 médicos que atendieron al muchacho.

Estas órdenes de aprehensión originaron un movimiento de protesta por parte de la comunidad médica en varias ciudades del país, y una de sus demandas es que “se despenalice el acto médico en México en los códigos penal federal y locales”.

En el Congreso de Jalisco se prepara una iniciativa con la que se pretende establecer que los peritos que dictaminan las presuntas negligencias de los médicos tengan especializaciones en la materia que evalúa, o crear una Fiscalía General del Estado especializada en temas de salud.

Además algunos consideran que se debe juzgar con base a las condiciones de infraestructura, tecnología e incluso laborales en las que un médico hace su práctica.

Es entendible la molestia de los médicos, sobre todo de aquellos que trabajan en el sector salud, pero pretender que los médicos no sean responsables de sus actos es un exceso.

En todos los códigos penales se establece una responsabilidad para el ejercicio de las profesiones ya que una mala práctica necesariamente implica la probabilidad de afectar derechos de terceros, que en el caso de la medicina son los derechos humanos a la vida y la salud, así que ellos no tendrían porque ser la excepción.

Desgraciadamente el caso de Jalisco no es el único que existe en el país, sino que es el que más ha llamado la atención porque que implica el ejercicio de una acción penal, pero existen otros casos de responsabilidad médica que se mantienen en las sombras.

Y es que no es fácil poder llevar estos casos a tribunales porque son pocos los médicos que están dispuestos a señalar a sus colegas por malas prácticas.

Por ejemplo, la Suprema Corte esta analizando un caso en el que ocho médicos privados fueron considerados responsables de de mal praxis médica y se les condenó junto al hospital privado a pagar una indemnización, pero el asunto lleva procesándose ocho años.

En el caso un paciente que ingresó a un hospital privado con pancreatitis, salió dos meses después con parálisis cerebral, desnutrición e incapacitado para poder moverse.

Si se despenalizará la actuación médica, las consecuencias de una mala práctica como la que se describe no tendría ninguna sanción para el médico ni para las instituciones hospitalarias.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It