El 2 de junio la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó como procedentes los autos en los que se admitieron los amparos promovidos por distintas empresas de comunicación en contra de las reformas constitucionales en materia electoral por vicios en el proceso legislativo, por lo que declaró sin fundamento  dos quejas presentadas por el IFE respecto de estas admisiones.

 

El instituto estimaba en esas quejas que la admisión de los recursos de amparo por parte de dos jueces federales, uno en Guerrero y otro en Nayarit, eran improcedentes. Sin analizar el fondo del amparo ni aceptarlo o negarlo, la Corte determinó que los recursos de queja del IFE eran infundados porque no hay ninguna causa de notoria improcedencia para no admitir los amparos.

 

Conclusión, los amparos interpuestos en contra de las reformas constitucionales en materia electoral, basados en vicios al procedimiento electoral, son procedentes. Ya los jueces tendrán que pronunciarse sobre el fondo del asunto y determinar si las reformas violan o no las garantías constitucionales de quienes interponen el amparo y en tal sentido si conceden o no el amparo.

 

Sin embargo, en El Universal se publicó una nota en donde cita una declaración del ministro Góngora Pimentel según la cual comenta que los amparos en contra de reformas constitucionales no proceden. Frente a esta declaración, de la que no conocemos su contexto completo, podemos decir, que la sesión de la Corte Suprema de Justicia de la Nación contradice lo asentado en esa nota, puesto que no se analizó el fondo de los asuntos y por el contrario, en la resolución se ordenó a los jueces federales a admitir los amparos interpuestos y resolver el fondo de los mismos.

 

Fuente SCJN

www.miabogadoenlinea.net