El pasado viernes entraron en vigor los lineamientos generales en relación con lo dispuesto por la fracción I del Artículo Octavo Transitorio del Decreto de Reformas Constitucionales en Materia de Telecomunicaciones, y en consecuencia los usuarios de Dish a nivel nacional ya no podrán ver el canal 9 pero tampoco los partidos de futbol locales.

El artículo 8 de estos lineamientos establece que los concesionarios de televisión restringida vía satélite deberán realizar, en la zona geográfica de que se trate, el bloqueo a eventos públicos en vivo que no sean transmitidos por la televisión abierta en dicha zona durante el tiempo asignado para dicho evento en el canal que corresponda.

Es decir, si Televisa o TV Azteca no están enviando la señal de un partido de los Tiburones Rojos de Veracruz en el estado, tampoco lo podrá hacer la televisión restringida por satélite.

Esta es una práctica que las televisoras aplican desde hace algún tiempo. La justificación es que buscan fomentar la asistencia a los estadios de fútbol. El Instituto Federa de Telecomunicaciones acepta los bloqueos por razones de derechos de autor y la exclusividad que tienen algunas televisoras respecto a determinados eventos.

Pero esta práctica podría considerarse que restringe o viola los derechos de la audiencia, inclusive derechos humanos.

En primer lugar, la Ley Federal de Radio y Televisión establece que la radio y la televisión constituyen una actividad de interés público y que la población recibe de manera directa y gratuita la señal enviada por el emisor a través de su receptor.

La ley también establece que el derecho de información, de expresión y de recepción, mediante la radio y la televisión es libre y consecuentemente no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa ni de limitación alguna ni censura previa, y se ejercerá en los términos de la Constitución y de las leyes.

En este orden de ideas el restringir la señal de un evento público en vivo, como son los partidos de fútbol, podría considerarse a la luz de estas disposiciones una violación a la ley en la materia.

Pero también, podría implicar otras violaciones. Al establecerse la obligación de los concesionarios de televisión restringida a retransmitir las señales radiodifundidas y la obligación de los concesionarios de televisión abierta a permitir la retransmisión, lo hace sin ningún tipo de restricción, por lo que al establecer esta restricción en particular el IFETEL estaría yendo más allá de lo que prevé la Constitución.

Por otra parte la propia ley reconoce a la televisión como una manifestación del derecho a la información que no puede ser limitado, por lo que al restringir la señal de un servicio público concesionado podría considerarse como violatorio de ese derecho humano, más aun si consideramos que los eventos deportivos puede ser “eventos periodísticos de interés sustancial para grandes segmentos de la población" o "comunicación de información periodística”, como son considerados por una televisora estadounidense.

También esta restricción podría considerarse una acción discriminatoria por zona geográfica, ya que anula y menoscaba los derechos de los ciudadanos de una localidad con respecto al resto de la República.

Además, si entendemos al deporte como una manifestación cultural, también se podría concluir que esta restricción viola el derecho al acceso a la cultura y a la cultura física previstos en el artículo 4 constitucional. Especialmente, este último, el derecho a la cultura física, es considerado en nuestra Constitución como un derecho humano.

Cuando se trata de derechos exclusivos sobre un evento se entiende que se restrinja la transmisión de una señal en televisión restringida, pero al tratarse de televisión abierta todo parece indicar que existen elementos para considerar esta parte de los lineamientos  inconstitucional y violatorio de los derechos humanos.

Seguramente DISH, utilizará estos u otros argumentos para impugnar los lineamientos.

En Estados Unidos existe una restricción parecida en cuanto a los partidos de fútbol americano que se transmiten por TV en las ciudades sede, cuando los boletos del estadio se han agotado. De lo contrario, la señal de radio y televisión queda bloqueada, pero puede verse en el resto de EU.

miabogadoenlinea.net