La semana pasada en los medios de comunicación se difundió que la Presidencia de la República interpondría una controversia constitucional en contra de un juez civil del Distrito Federal, porque desconoció la competencia del Instituto Federal de Telecomunicaciones para ordenar la retransmisión gratuita de los canales de Televisa.

El juez 32 está conociendo de un juicio en materia de derechos de autor entre Televisa, S.A. de C.V. y Televimex, S.A. de C.V., en contra de Comercializadora de Frecuencias Satelitales, S.A. de C.V. (DISH).

Por su parte, lo que iba a hacer el IFETEL era discutir y en su caso aprobar los Lineamientos en relación con la fracción I del artículo Octavo de la reforma constitucional en materia de telecomunicaciones que a grandes rasgos establece que  los concesionarios de televisión radiodifundida (televisión abierta) están obligados a permitir la retransmisión de su señal de manera gratuita y no discriminatoria (must offer), y los concesionarios de televisión restringida están obligados a retransmitirla en los mismos términos (must carry), a lo que se niegan las televisoras.

La Constitución establece una excepción a esta regla: Cuando los concesionarios de televisión abierta “sean declarados con poder sustancial en cualquiera de los mercados de telecomunicaciones o radiodifusión o como agentes económicos preponderantes”.

Hasta donde ha trascendido la información sabemos que el pleito entre Televisa y DISH inició en 2011 y en el proceso se reconoció la competencia del tribunal civil para resolver el juicio porque DISH argumentóque quien debería conocer eran los tribunales federales y no un tribunal local. Todo esto sucedió antes de la reforma en telecomunicaciones publicada en el Diario Oficial de la Federación el 11 de junio de 2013.

Si los hechos que analiza el juez sucedieron antes de la reforma, el juez debe resolver conforme  a las disposiciones vigentes en ese momento, pero no respecto a hechos futuros que se regularán conforme a la reforma constitucional. En la época que inició el conflicto el must carry más offer no estaba regulado, y ahora la Constitución prevé su regualción, por lo que el IFETEL no debió de haber desistido de discutir y en su caso aprobar los lineamientos sobre retransmisión.

Ahora bien, Televisa y TVAzteca argumentan que el intento de IFETEL de regular la retransmisión gratuita viola sus derechos de autor al restringir el derecho a la libre disposición de su obra. Exponen que los derechos de autor son un derecho fundamental reconocido por la Constitución, y que este derecho sólo puede limitarse cuando así lo prevé la misma, por lo que en su opinión IFETEL no tienen facultades para obligarle a permitir la retransmisión de su señal.

Otro argumento de las televisoras para evitar la retransmisión de su señal por la televisión restringida por satélite (DISH) es que el transitorio establece que la retransmisión se efectuará cuando las señales la televisión cubran el 50% del territorio nacional. Ellas afirman que esto no ocurre porque las señales son locales y repiten la señal de los canales que sólo cubren el D.F., por lo que DISH no debería transmitir sus señales.

Y los argumentos en contra siguen y siguen, pero el hecho es que los lineamientos intentan regular parcialmente la retransmisión de las señales de televisión, si no existe esa regulación nada impide en estos momentos que DISH siga transmitiendo las señales de Televisa y TV Azteca, aplicando de forma literal lo que establece la Constitución que prevé que las obligaciones de retransmisión gratuita y sin restricciones nacen a partir de que se constituya el IFETEL y este se constituyó el 1 de septiembre de 2013.

En cuanto a los argumentos de protección constitucional a los derechos de autor, es de destacar que la retransmiisón gratuita y sin restricciones a la que se oponen las televisoras no es capricho del IFETEL, es la propia Constitución la que obliga a ello, por lo que sólo la Suprema Corte puede definir como se da el equilibrio entre competencia en telecomunicaciones y derechos de autor. Cabe destacar que la Corte ya interpretó que en materia de derechos humanos, como lo es el derecho de autor, debe prevalecer lo previsto en la Constitución, incluyendo las restricciones que la misma prevé a los derechos humanos.

Además, en toda esta discusión no se ha hecho referencia a la penúltima parte de la fracción I del Octavo transitorio, que establece que la retransmisión gratuita y sin restricciones no aplica cuando los concesionarios de televisión abierta  se consideren “con poder sustancial en cualquiera de los mercados de telecomunicaciones o radiodifusión o como agentes económicos preponderantes en los términos de este Decreto”, con esta declaración Televisa o TVAzteca estarían en libertad de cobrar por las retransmiisones, pero a Televisa no le conviene que se haga esta declaración porque tendría que deshacerse de parte de sus subsidiarias y concesiones. El IFETEL tiene hasta el 9 de marzo para resolver sobre el tema.

El asunto seguirá mientras no exista una interpretación de la Suprema Corte o una legislación secundaria. Para los clientes de DISH implica seguir viendo o no los canales de televisión abierta y si esto implicará o no un costo adicional.



miabogadoenlinea.net



Pin It