Congreso de Coahuila

En los medios impresos han destacado que el pasado martes el Congreso de Coahuila aprobó un paquete de reformas a distintos ordenamientos, dentro de las que se incluye la derogación del artículo 385-7 del Código Civil de la entidad, lo que permite a parejas del mismo sexo adoptar.

El artículo citado corresponde a las disposiciones que regulan el pacto civil de solidaridad y dispone que “los compañeros civiles del mismo sexo no podrán realizar adopciones en forma conjunta ni individual. No podrán compartir o encomendar la patria potestad o guardia y custodia de los hijos menores del otro”, estableciendo además la nulidad de cualquier pacto o convenio celebrado en contradicción a esta disposición.

Sin embargo, en noviembre de 2010 el Tribunal Superior de Justicia de Coahuila declaró inconstitucional este artículo al resolver una acción de inconstitucionalidad que buscaba que se declarará la inconstitucionalidad de la figura del pacto civil de solidaridad, con el argumento de que se violaban los principios de igualdad y de no discriminación.

Pero la decisión del Tribunal fue reconocer la constitucionalidad de esta figura, no así del artículo 385-7.

En su decisión los magistrados señalaron que no existen en la doctrina elementos suficientes que permitan concluir que el solo hecho de tener una preferencia sexual afecte de manera específica el comportamiento y la responsabilidad para dar atención a un menor.

Se explicó que la adopción se justifica legalmente por ser el derecho de los niños a una familia y la disposición limita a quienes puedan proporcionar hogar, sustento y alimentación a menores, afectando el interés superior del niño.

El Tribunal concluyó que la adopción no se debe autorizar o negar con base en las preferencias sexuales de los solicitantes, sino como resultado de la investigación del consejo de adopciones.

Finalmente tuvieron que pasar dos años para que el Congreso local derogara de forma definitiva esta disposición,

Aquellos que se unen en un pacto civil de solidaridad son considerados por ley compañeros civiles o solidarios y se deben ayuda y asistencia mutua, consideración y respeto, así como deber de gratitud recíprocos, y tendrán obligación de actuar en interés común; de igual manera, tendrán derecho a alimentos entre sí, de acuerdo con el artículo 385-1 del Código Civil estatal.



miabogadoenlinea.net



Imagen de elcoahuilense.com