El pasado lunes entró en vigor la nueva Ley del Registro Civil para el Estado de Sonora en la que se prohíbe a los Oficiales del Registro Civil registrar a algún menor con un nombre que se preste para ofender, humillar o que exponga al niño a burlas.

Esta disposición se encuentra prevista en el artículo 46 de la citada ley que expresamente establece: “Queda prohibido al Oficial del Registro Civil registrar al menor con nombre propio que sea peyorativo, discriminatorio, infamante, denigrante, carente de significado o que constituya un signo o siglas, que se componga de más de dos nombres, o bien que exponga al registrado a ser objeto de burla”.

Con motivo de esta prohibición, en conferencia de prensa la Directora General del Registro Civil de Sonora, Cristina Ramírez Peralta, presentó un listado de nombres que se consideran peyorativos, destacando que se prohíbe el registro de nombres que conjuntamente formen una frase o palabra peyorativa.

Ramírez Peralta también citó como posibles combinaciones de nombres a prohibir aquellos cuyo resultado sea una frase en doble sentido o albur como Alma Marcela.

Finalmente la funcionaria señaló que se publicará una lista de nombres cuyo uso quedará prohibido al realizar el proceso de registro de una persona ante la dependencia estatal.

Se entiende que se trata de evitar el uso de nombres que se presten a burla o denigración de una persona, pero de emitirse alguna disposición administrativa que establezca expresamente los nombre a no registrar, esta podría ser impugnada por violar derechos humanos.

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ya se ha manifestado sobre el tema y ha establecido que el derecho al nombre es un derecho humano previsto en el artículo 29 constitucional, con el siguiente contenido y alcance: es el conjunto de signos que constituye un elemento básico e indispensable de la identidad de cada persona, sin el cual no puede ser reconocida por la sociedad; está integrado por el nombre propio y los apellidos.

Pero sobre todo, la Corte ha señalado que el nombre debe ser elegido libremente por los padres o tutores o la persona misma, según sea el momento del registro y por tanto, no puede existir ningún tipo de restricción al derecho ni interferencia en la decisión.

Por eso, las reformas que se han implementado en otras entidades respecto al nombre tienen en común el autorizar al juez u oficial del registro civil para realizar un exhorto a los padres, pero no facultan a la autoridad restringir este derecho.

La disposición administrativa que pretende emitir el Registro Civil de Sonora podría considerarse violatoria de derechos humanos si se incluyen nombres que pese a cualquier suposición de burla o mofa, son nombres reales como Diodoro, Patrocinio, Telésforo, Procopio. Diodoro Carrasco es un exgobernador de Oaxaca, Patrocinio González Garrido es un ex gobernador de Chiapas, Telésforo es el nombre un papa y Procopio de un emperador romano.




miabogadoenlinea.net





Imagen de elimparcial.com