Una de las iniciativas que está en espera de ser analizada en la Cámara de Diputados en el presente periodo de sesiones, es la que pretende sancionar en México la piratería en Internet, misma que cuenta con el respaldo de las agrupaciones de autores y compositores. Pero es una iniciativa que presenta varias de las ambigüedades y excesos  que ya han sido criticadas en otros países en iniciativas semejantes y que pretenden sancionar las actividades de descarga y publicación de archivos protegidos por derechos de autor.

 

La iniciativa pretende sancionar lo que llama “una infracción en materia de derecho patrimonial de autor o derecho conexo a través de una red pública de telecomunicaciones”, que incluye “la reproducción, la comunicación pública o la transmisión mediante una red pública de telecomunicaciones de obras literarias o artísticas, fonogramas, videogramas, interpretaciones o ejecuciones, señales de organismos de radiodifusión o ediciones protegidos por los derechos de autor o derechos conexos, sin la autorización de los respectivos titulares”.

La definición resulta muy extensa ya que en ella caben incluso las publicaciones que realizan los buscadores como Google y que reproducen parte del contenido de una página en sus resultados, lo que puede considerarse una violación de derechos de autor al no contar con la autorización correspondiente. Así lo argumentaron los medios impresos en Francia, Alemania, Bélgica, Italia, y Brasil donde han exigido a Google que les  pague por mostrar sus titulares, o los textos de entrada a notas periodísticas en los resultados de búsquedas de noticias al considerar que se violaban derechos de autor.

Este concepto podría poner en peligro la libre navegación de los usuarios a sitios como YouTube, Twitter y Facebook, entre otros.

En las declaraciones que en los medios han hecho las personas que están a favor de esta iniciativa no queda claro qué acto es el que se va a sancionar, unos refieren que serán las descargas pero otros señalan que solo se sancionará a aquellos que suban sin autorización a la Internet archivos protegidos por derechos de autor.

La iniciativa define como infracción la reproducción, transmisión o comunicación pública de una obra a través de una red pública de telecomunicaciones. La reproducción, según la Ley Federal del Derecho de Autor, es realizar uno o varios ejemplares de una obra, en cualquier forma tangible, incluyendo cualquier almacenamiento permanente o temporal por medios electrónicos.

La comunicación pública es el acto mediante el cual la obra se pone al alcance general, por cualquier medio o procedimiento que la difunda y que no consista en la distribución de ejemplares.

Finalmente la transmisión, según la mencionada ley, es la comunicación de obras, de sonidos o de sonidos con imágenes por medio de ondas radioeléctricas, por cable, fibra óptica u otros procedimientos análogos.

En ninguno de los supuestos descritos anteriormente se pueden incluir las descargas, por lo que se puede concluir que la iniciativa sólo pretende sancionar el subir archivos protegidos por derechos de autor.

La iniciativa también permite que sitios de Internet sean bloqueados si presuntamente se están violando derechos de autor. Esto constituye un exceso ya que aquellos que han publicado legítimamente contenido en Internet por ser los propietarios de los derechos de autor, también verán afectados sus derechos al bloquearse el sitio donde la información se encuentre almacenada.

El ejemplo más claro es el caso de Megaupload que fue cerrado hace dos años por acciones promovidas por la industria del entretenimiento, pero que también dejó a millones de usuarios sin accesos a obras de las cuales son los titulares de los derechos de autor.

La discusión sobre esta iniciativa apenas inicia y seguramente esta se encenderá en las redes sociales una vez que empiecen a difundirse más.

miabogadoenlinea.net

Imagen de www.psdgraphics.com