Como se ha venido señalando en esta revista electrónica, finalmente las autoridades federales han considerado como una forma de incorporar a los grupos de autodefensa en Michoacán a la legalidad, integrarlos en Cuerpos de Defensa Rurales como quedó formalizado en un acuerdo celebrado entre el gobierno federal, el gobierno de Michoacán  y los grupos de autodefensa, para que éstas se integren a la vida institucional.

Para que los miembros de los grupos de autodefensa se incorporen a los cuerpos rurales, los líderes presentarán una lista con todos los nombres de sus integrantes a los cuales se les formará un expediente controlado por la Secretaría de la Defensa Nacional.

El acuerdo señala que estos Cuerpos de Defensa Rurales serán temporales, y “estarán bajo el mando de la autoridad en los términos de las disposiciones aplicables”.

Aunque este es un primer paso, las autoridades aun tienen que ajustar las disposiciones aplicables a los Cuerpos de Defensa Rurales, ya que la propia Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos y el Instructivo para la Organización, Funcionamiento y Empleo  de los Cuerpos de Defensa Rurales establece que este cuerpo está formado por ejidatarios, y en el caso de los grupos de autodefensa, no todos sus miembros son ejidatarios.

La única excepción es cuando se considera que existen casos de “verdadera y justificada necesidad de la Fuerza Armada en determinado núcleo de población rural”. En esos casos si se podrán formar grupos con elementos no ejidatarios, y en ese supuesto los rurales podrán ser agricultores que sean pequeños propietarios o fraccionistas organizados que personalmente trabajen la tierra, “siempre que reúnan los requisitos que previene este Instructivo y que en el contorno del poblado donde deban establecerse no existan comunidades ejidales”.

Además de la existencia de otros requisitos en los que algunos miembros de las autodefensas encontrarían un impedimento para incorporarse a las fuerzas rurales, no existe disposición que establezca la existencia de cuerpos de defensa rurales de carácter temporal, por lo que en la ruta crítica para incorporar a las autodefensas debe contemplarse el reformar el Instructivo para adecuarlo a las nuevas realidades del campo mexicano.
 
Por otra parte, las autodefensas se obligan a registrar las armas que actualmente poseen o portan ante la Secretaría de la Defensa Nacional. Si las autodefensas se unen a los cuerpos de rurales, entonces la Secretaría de la Defensa Nacional puede autorizar la posesión de armas de uso exclusivo del ejército, ya que al ser parte de las Fuerzas Armadas están exceptuados de requerir una licencia

Por otra parte, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública o, en su caso, la Secretaría de la Defensa Nacional, “se comprometen a dotarlos de las herramientas necesarias para su comunicación, traslado y operación”. Es probable que todo el armamento y equipo que las autodefensas hayan confiscado pase a estas autoridades, quienes en su caso lo asignarán a estos grupos, regularizando así su procedencia y posesión.

También se abre la puerta para que los miembros de las autodefensas formen parte de la Policía Municipal de sus comunidades, pero deberán acreditar los requisitos de ley y contar con el aval del Cabildo de su Ayuntamiento para ser propuesto para formar parte de dicha policía.

Estos son avances importantes para regular a las autodefensas, pero insistimos en la necesidad de vigilar el marco normativo aplicable y en su caso actualizarlo para que se incorporación cuente con un marco jurídico adecuado.

miabogadoenlinea.net

Pin It