El día de ayer la Asamblea de Legislativa del Distrito Federal aprobó reformar el Código Penal vigente en esa entidad para modificar la pena aplicable al robo de baja cuantía y con ello atacar el problema de sobrepoblación de las cárceles en esa entidad.

 

Así, al artículo 220 del Código se le adiciono una fracción V para establecer que aquellos que cometan el delito de robo por primera vez, y que lo monto de lo robado no exceda de 80 días de salario mínimo, en lugar de una pena de cárcel.

 

En esto caso a juicio del juez se podrá imponer el pago de una multa de 80 a 160 días de salario mínimo, la restitución del daño o 48 a 96 horas de trabajo comunitario.

 

En la exposición de motivos se explica que “actualmente en las cárceles del Distrito Federal hay alrededor de 6 mil internos que esperan una condena por el delito de robo simple por un monto menor de mil pesos”, destacando que “al menos “el 80% de los internos en los reclusorios de la Ciudad de México, ya sean procesados o sentenciados, están ahí por el delito de robo en cualquiera de sus modalidades o agravantes”.

 

Asimismo, se afirma que al ser el delito más común ha llevado a que  la población en los reclusorios durante el periodo 2000 a 2010, se haya duplicado pasando de 20 mil 714 a 40 mil 290.

 

Por lo que se justificó la iniciativa como “una oportunidad para evitar que personas que se vieron orilladas a cometer un robo no toquen la cárcel”, con el objeto de “despresurizar el sistema penitenciario y al mismo tiempo, se reinserte al primo delincuente, lo cual a la larga resultará menos costoso para el Sistema Penitenciario y para la sociedad”.

 

 

La disposición entrará en vigor una vez que sea publicada en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México.

 

www.miabogadoenlinea.net