A pesar de las críticas que a nivel nacional ha recibido la Suprema Corte de Justicia de la Nación por sus decisiones, como en el caso Florence Cassez, el máximo tribunal recibió ayer el Premio de Derechos Humanos de las Naciones Unidas por su aportación en la defensa de los derechos de la población mexicana.

 

El ministro presidente, Juan Silva Meza, recibió el premio a nombre de la Suprema Corte durante la ceremonia de premiación realizada en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York, como parte de la celebración del Día de los Derechos Humanos.

 

Al otorgar este reconocimiento, la ONU destacó que la SCJN "ha logrado importantes progresos en la promoción de los derechos humanos a través de sus interpretaciones y de la aplicación de la Constitución mexicana y sus obligaciones bajo el Derecho Internacional de los Derechos Humanos; asimismo, ha fijado importantes estándares de derechos humanos para México y la región latinoamericana”. Esta es la primera vez que se otorga este reconocimiento a un alto tribunal.

 

El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, felicitó a los ganadores del reconocimiento porque con sus acciones han logrado enviar un mensaje a quienes violan derechos humanos en el sentido de que sus abusos no se van a tolerar.

 

El Premio de Derechos Humanos de las Naciones Unidas es una distinción que se otorga a individuos y organizaciones en reconocimiento de su contribución eminente a la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales. El premio lo presenta cada cinco años el Secretario General de las Naciones Unidas en la Asamblea General.

 

Los ganadores son elegidos a través de un comité formado por cinco miembros: el presidente de la Asamblea General, el presidente del Consejo Económico y Social, el presidente del Consejo de Derechos Humanos, el presidente de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer y el presidente del Comité Asesor.

 

La ONU consideró 150 postulaciones entre los países miembros, organizaciones no gubernamentales y agencias sobre derechos humanos.

 

Además de la Suprema Corte, también se otorgó reconocimiento a Malala, joven pakistaní, activista por el derecho a la educación de las niñas;  Dah Abeid, un activista contra la esclavitud en Mauritania; Hiljmnijeta Apuk, una activista por los derechos humanos de las personas de talla pequeña en Kosovo y Khadija Ryadi, ex presidenta de la Asociación Marroquí para los Derechos Humanos.

 

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Pin It